Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Kitty Litter. RESERVADO.

Ir abajo

Kitty Litter. RESERVADO.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 14, 2012 4:34 pm

Miércoles 29 de Abril
05:09 AM
Extrañamente nublado.

The way you're dancing
Makes me come alive
Makes me shiver and pespire.

No había dormido nada en dos días, andando de fiesta por aquí, quedándome con algunos vampiros a que bebieran de mi muy alterada sangre por algo de plata para irme a otro lugar. ¿Prostituta? Tal vez, vendía un poco de mí por una ganancia a cambio, no jugaba con el sexo, eso era tan bueno que no podía tener precio alguno, no el que yo podía ofrecer. Yo decidía con quién enredarme y decidía mi compañía. ¿Qué si por qué andaba sola entonces? Bah, nadie me servía para más de un rato agradable. No era porque fuese algún tipo de persona indeseable, claro que no. ¿Verdad? Oh cuántos había dejado en el camino con ansias de seguirme pero simplemente estaba fuera de sus oportunidades, jamás me ataría a alguien. Jamás dejaría de ser libre. Jamás dejaría de ser lo que me hacía... ¿feliz?

Maldita resaca, tan maldita como bendita.

Ahora tenía un dolor de cabeza tremendo, recién salía de un hotel de 5 estrellas donde se habían quedado dormidos los no- muertos que nos habían invitado en un bar cercano, amí y a otras chicas que llevaban menos ropa que cuando Eva llegó al mundo. Pobres idiotas que apenas habían probado unas cuantas drogas que para su inexperto cuerpecito había sido suficiente para dejarlas casi tan muertas como los vampiros que se daban gozo con las arterias de sus entrepiernas. No iba a ser mi caso así que salí alegando ir por más alcohol pero me daría a la fuga, después de todo ya estaba amaneciendo y eso no les permitiría seguirme.

Llegué a un teléfono público, con los tacones altos en una mano e insertando las monedas con la otra llamé a una de las chicas que con gusto podría pasar una o más noches en una habitación como la que acababa de dejar pero sabía que eso sería casi imposible, era lo más parecido a una "amiga" que pudiera tener cuando en verdad le rendía cierto culto, algo de devoción pero claro ¿quién no admiraría a Violette?

Sonó una vez pero nadie levantó la bocina. Sonó una segunda y tercera vez. Resoplé; era toda una estrella de rock, no podría estar dormida a esa hora y si lo estaba entonces aún le quedaba algo de niña buena que me gustaría maleducar. Me mordí el labio pensando en eso pero en ese mismo instante una dulce voz, una voz cotizada por miles dólares por oírla sobre un escenario me respondió del otro lado.

-Buenos días nena.- exclamé.- Lamento molestarte a esta hora, quería saber si podrías venir con tu única y más sensual groupie. No tengo a donde ir, se me fue todo el dinero en un par de noches locas, ¿qué dices?


Última edición por Claire D'Lune el Jue Sep 20, 2012 3:23 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kitty Litter. RESERVADO.

Mensaje por Invitado el Dom Sep 16, 2012 11:34 pm

¿Quién había dicho que las mañanas en Nueva York eran aburridas? Me había pasado la noche de copas con los del grupo celebrando que en nada tendríamos nuestro primer disco, buenas noticias dentro del mal del día a día. Vampiros, drogas, alcohol, fiesta, conciertos. En eso se había convertido mi día a día, y me encantaba, no lo cambiaría por nada, bueno, quizá por algo así, pero por el momento, yo era feliz así.
No hacía ni diez minutos que había vuelto a casa, a buscar algo más de alcohol, creo, cuando sonó el teléfono, haciendo que me sobresaltara ligeramente. El vodka se había vuelto mi mejor amigo y mi más peor enemigo. Caminé haciendo sonar los tacones hasta el salón, apartando con el pié varias latas de cerveza, sabía que tendría que limpiar en breves, no había pasado por casa desde la última fiesta. Al tercer timbre descolgué, pensando que iban a ser los chicos, apresurándome por el alcohol, pero no esperaba encontrarme aquella femenina y conocida voz tras el auricular,y no pude más que sonreír.

Me lamí los labios y arrugué la nariz mientras la escuchaba, entendiendo y rescatando sus palabras a mi alcoholizada mente.
- Hola preciosa -dije mientras me sentaba en el sofá dejándome caer- Nunca eres molestia, y claro, ahora iba a por más alcohol que estoy con unos amigos, y eres más que bienvenida, estoy harta de escucharles hablar sobre peleas, una cara tan guapa como la tuya es perfecta, o si lo prefieres, puedes venir a casa y remato la fiesta aquí contigo, tengo alcohol, y algo de hierba, pero ya sabes que todo es bienvenido- dije mientras miraba la mesa, llena de restos de oro blanco, una bolsa con varios cogollos, el grinder, un bong y dos viales con sangre. - Tú eliges..-dije mientras volvía a ponerme recta, esperando que el semi mareo que había llegado a mi cabeza se bajara. No sabía ni como había llegado a mi casa con el pedal que llevaba encima.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kitty Litter. RESERVADO.

Mensaje por Invitado el Jue Sep 20, 2012 3:49 am

Your surreptitious glancing
The way you crack a smile
Nearly start a fire

Su voz afectada por el alcohol de una noche loca se escuchaba deliciosa, me imaginaba el sabor de un exquisito Mai Tai en sus labios dulces con toques etílicos, me arrebato una sonrisa pensar en mi sublime mujer de devoción, ¿que podia decir en mi favor? Nada en realidad, sólo disfrutar de la oferta tan tentadora con la que me seducia sin querer. Me recargué de espaldas a la cabina telefónica, riendo mientras seguía dibujando en mi mente las especulaciones de la noche que habían llevado de un concierto a lo que todos sabemos que sucede con las estrellas luego de presentarse. Mordí mi labio inferior al pensar en que ahora tenia las puertas abiertas y a Violette esperándome. ¿Qué si por que simplemente no llegaba sin ser invitada? Era obvio que no iba a tratar a mi suculenta fruta prohibida como a cualquiera y merecía una llamada al menos.

-Estoy en camino, espero que sea tu lindo rostro el que me reciba... cualquier parte de tu lindo cuerpo estaria bien.-susurre y colgué al escuchar que del otro lado de la bocina una traviesa risilla de respuesta.

Repase mentalmente lo que llevaba conmigo; todo tipo de anfetaminas dexies, cristal, cartwheels entre algunos barbituricos de muchos colores que eran de mis favoritos y en general era poco tomando en cuenta que se habia ido bastante a lo largo de la noche. Pase a una de esas tiendas que parecen para inadaptados goticos donde conocia a un tipo que conocia a otro que trabajaba ahi vendiendo lo necesario para una speedball. Le pague una buena cantidad a pesar de tener un gran descuento por ser amiga del amigo y eche en la bolsa heroina, cocaina y algunas jeringuillas de cortesia, incluso tenian el empaque todavia. Vaya que se estaban aplicando porque el mercado era demasiado competitivo.

Iba descalza por la acera, el sol comenzaba a encandilarme pero afortunadamente la casa de Vio se encontraba ya cerca, mi estomago comenzo a protestar por lo que encendi un cigarrillo en la esquina donde di vuelta. A unas cuantas casas que conte en voz alta solo por diversion llegue a la numero 7 que era la de mi musa y llame con un gran porrazo.

-¡Ya llegue!-golpee de nuevo- Lindura, ahora si va a comenzar la fiesta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kitty Litter. RESERVADO.

Mensaje por Invitado el Vie Sep 21, 2012 8:35 am

There's a tiger in the room
And a baby in the closet
Pour another drink mom
I don't even want it
Somebody mixed my medicine again


¿Sabes esa sensación de que se te olvida hacer algo pero no sabes el que? Eso me pasó. Tendría que haber llamado al grupo, decirles que había pasado la fiesta a mi casa, pero, por alguna razón desconocida, también llamada absenta, había olvidado por completo de donde venía. Todo había comenzado de nuevo desde la llamada de mi querida y preciosa Claire, había reseteado mi cerebro, pero no mi nivel etílico en la sangre. Seguía igual de ebria que cuando descolgué el teléfono, y, volví a colgarlo mal. Lo vi, juro que vi que estaba medio descolgado, pero, ¿qué más daba? Debía recoger ese estercolero, al menos algo. Me levanté con gran ímpetu del sofá, y recogí las latas vacías del suelo, tirándolas en la extrañamente vacía basura. Si mis padres vieran como tenía su preciosa, y antes casta casa, volverían a la tumba del susto. Una ligera sonrisa, cínica y triste se dibujó en mis labios. Ya no era aquella pequeña y dulce Violette que soñaba con un preciado futuro con un príncipe, con un cuento de hadas.

Conseguí dejar más o menos decente el salón, el comedor, y algo más, solo quitando latas y botellas vacías, dejándolas encima de la barra americana, justo a tiempo, porque nada más dejar la última escuché los golpes en la puerta, y fui haciendo sonar mis tacones, con la mejor sonrisa en mis labios, y el brillo del alcohol en mi mirada, abriendo. A medio camino de la puerta había un espejo, y me quedé varios segundos, como hacía cada día antes de salir de casa. Había confianza con ella, pero siempre me arreglaba, siempre, al menos un poco para estar más presentable. El reflejo no fue muy esperanzador. Unas botas con un tacón de infarto, largas piernas enfundadas en medias que terminaban en una tira de negro encaje, enganchadas con unas ligas, que se perdían en aquellos diminutos pantalones, escondidos bajo una camiseta de tirantes de algún grupo que no podía reconocer en el espejo. Pelo suelo, cayendo por la espalda, labios rojos, y ojos azules.

Volví hacia la puerta y abrí con lentitud, sonriendo de oreja a oreja. Aquella chica con un apellido tan parecido al mio, con unos gustos y unos vicios tan similares. Mi melliza, mi groupie, mi amiga. Al menos yo la veía así. Había salido muchas veces con ella, tantas que me costaba recordar más de la mitad, pero había pasado y lo sabía, había fotos, murmullos...
- ¡Te estaba esperando! -exclamé mientras le dejaba pasar para poder saludarla en condiciones cuando ya estuviera dentro. Tenía vecinos, cotillas, sabían que yo vivía ahí, y eran unos metomentodos. No los soportaba, pero no me quedaba otra, era la casa de mis padres, y por el momento, no tenía intención de venderla.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Kitty Litter. RESERVADO.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.