Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Ir abajo

Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Mar Dic 04, 2012 11:44 am

Mansión Base Cainita
Coney Island
23 de Mayo 2014
23:00 Hrs


Caminó con lentitud por el pasillo como si dar un paso y luego el otro fuera algo agotador, de hecho aquella noche estaba extremadamente agotada, había estado casi todo el día y la tarde en cama, y a estas horas ya estaba muy aburrida como para quedarse en su habitación leyendo libros que ya había leído. Caminar no solo la entretenía en cierta medida, sino que también le permitía hacer un poco de ejercicio.

Pasó por un gran espejo de cuerpo completo y se observó. Llevaba un pijama ya que no creía que usar ropa normal si estaría acostada todo el día fuera algo importante, se trataba de una camiseta tipo vestido y un abrigo de paso para el frio que hacía. Llego al salón principal, decorado con los más finos muebles y una exquisitez más de la época victoriana. La mansión en sí, no era una construcción muy antigua, pero había sido levantada con esa intención de dar al ambiente un aspecto y una sensación de antiquísima expresión.

Se dirigió hacia el medio de la habitación, donde la cortina de tonos oscuros ocultaba una ventana de grandes proporciones, allí detenido en el tiempo, había un piano de madera bastante grande, con la tapa levantada enseñando su serie de cuerdas. Era un Pianoforte de origen italiano, que solía tocar por las tardes luego de la hora del té.

Se sentó cómodamente en un sillón negro, de tela suave y muy bien cuidado, a su lado una mesita de tres patas de madera negruzca y un candelabro de pie con algunos velones de cera de abeja que brillaban iluminando la estancia de un color amarillento. La araña de luz del techo ya no servía, porque hace tiempo que la energía eléctrica había dejado de funcionar y su ama, lo poco de había en algunas horas del día, lo destinaba a cosas más importantes que la iluminación de la mansión.

Miró hacia los ventanales cubiertos con cortinas, afuera no había luz alguna a excepción de antorchas y otros focos que no había podido diferenciar. Sentía alrededor de la mansión como todos los días, activadas algunas barreras de energía que protegían el lugar, era un trabajo arduo de algunos espiritistas y en el fondo a ella le habría gustado ayudar. Su ego innato la hacía pensar que serían más fuertes si ella interviniera, porque a pesar de su debilidad y del “consejo” de no más entrenar, lo había hecho a escondidas, cada día sin excepción y había mejorado, vaya que eso la sorprendía sin duda.

Suspiro regresando su mirada hacia el salón, recorriendo las paredes llenas de cuadros, en los mismos lugares que recordaba de su infancia. Un cuadro sobre la chimenea mostraba a Azuka, su ama, en una pose de extrema belleza, delicadeza y elegancia, que no hacía más que evidenciar lo peligrosa que era en el trasfondo. Siguió recorriendo el lugar, con sus ojos grises y acaricio distraídamente su prominente vientre.

-Ya falta poco mi cielo – murmuro con profunda devoción y amor – y luego habrán aquí muchas fotos de ti, de tus primeros años, de tu crecimiento, de cuando camines y honres con tu presencia a esta familia – sonrió bajando su mirada y tarareando una canción de cuna.


Última edición por Lilith A. Bell el Miér Dic 12, 2012 2:54 pm, editado 2 veces
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 05, 2012 4:50 am

Las grises calles y la tenue luz de la luna acariciaban la delicada silueta de la mujer, sus cabellos plateados brillaban con cada destello de la luz. Los ojos de la mujer vagaban de un lado a otro curioso y fríos, el momento era idóneo para que sus sentidos recién revividos hagan de ella lo que era antaño, pero había cosas nuevas y estas la estaban haciendo pensar demasiado.

La vampiresa se deslizaba con cuidado por el pavimento lleno de ladrillos ennegrecidos por el tiempo y las personas que los han pisado, sabía que este sitio tenía que estar lleno de fantasmas, de almas que ella no percibía mas que un simple escalofrío en la piel, pero que ellos si la podían ver y seguir. Como la gustaría verles y hablar con ellos y más aun haber sido ella la razón por la que estaban en ese plano.

Sus pasos la estaban llevando lejos de su mansión y sus preciados laboratorios, hacia la mansión de Azuka, había demasiadas cosas que hablar con ella y más porque había acogido a una humana bastante peculiar…una espiritista embarazada. Algo que hace tiempo que no veía. Su mirada se posaba en los cuidados territorios y la exquisitez de la zona, que a pesar de todo seguía teniendo su encanto como antaño.

Al fin los ojos de Evan, se posaron en la fachada del edificio mas grande y solemne que ella podía ver en estas tierras, y es que estaba hecho a exacta copia de una de las casas que poseía en conjunto con Azuka en Venecia, algo que evoco una sonrisa de satisfacción en la mujer. No podía creer tener esa sensación de pertenecer a este lugar más. Los pequeños adornos de escayola, haciendo evocación a los tiempos bucólicos, las figuritas y los enredaderas….todo era perfecto. La vampiresa no pudo resistirse y acercarse más a la fachada, tocándola con cierto deleite y es cuando supo cuanta gente estaba dentro y podía oír los corazones de casi todos los presentes ahí. Sus sentidos aun eran débiles y aun no ha recuperado sus objetos y libros más importantes. Pero estaba recuperando su poder poco a poco. Los dedos dibujaron el fresco y las estrías de la textura. Y se acercaron poco a poco hacia la puerta principal.

Evangeline, estudio con deleite los detalles de la misma y al final llamo, sabía que el trabajo era muy reciente pero aun así, estaba perfectamente ejecutado, la casa de verdad, parecía antigua. Sabía que era bienvenida a cualquier hora y momento. Y mas por las cosas que tenía que tratar y más las cosas que ha descubierto y en las que estaba trabajando. Sonrió ante la idea de mejorar este sitio…y más porque veía la necesidad de mejoras en un lugar como este, como la protección, más potencia eléctrica, más potencia en desarrollo de recursos naturales q le serían útiles a ella y los demás, como hierbas especiales y demás. Tenía muchas cosas que comentar y muchas cosas por descubrir y este era el momento.

Al fin, un mayordomo abrió la puerta, un hombre atractivo de unos 30 años, claramente un vasallo. La chica le dedico una mirada que hizo que el se aparte de su camino sin preguntar y se dirigió al salón.

Una curiosa estampa, otra embarazada y por lo que podía percibir el padre era otro vampiro, pero ella era humana.” -¿qué esta pasando aquí?-“ se pregunto de forma involuntaria. Tanto embarazo y esa cosa que podía percibir era tan oscura como ella o más.”- Interesante, interesante, interesante…”- se volvió a decir a si misma. Pero el poder de esa chica era mayor que de la que ella tenía en su mansión de hecho podía percibir cambios en el campo magnético de la habitación. La observo por unos segundos con curiosidad y cierta fascinación, como ve un científico por primera vez un nuevo descubrimiento, valorando los pros y contras y al final se acerco a ella, con un paso felino, tranquilo y pausado.

-Buenas lunas….


Saludo con delicadeza la mujer, mientras se quitaba una capa larga y es que en esta ocasión estaba vestida a la antigua usanza a la que estaba acostumbrada. Un vestido morado con un corpiño negro, cantidad de puntillas que dejaban su marmóreo escote al descubierto y un sofisticado recogido, que hacia resaltar sus rasgos y su fino cuello. Tenía realmente un aspecto de otros tiempos. Y a la luz de las velas, era hasta una visión aun mas extraña.

Los ojos de la mujer viajaron por los detalles dorados y decoración de la habitación, era perfecta al igual que el magnifico cuadro de Azuka, que la hacia rememorar los viejos tiempos en los que ellas estaban tan libres y en los que manipular y crear complots era algo cotidiano, mientras manejaban la humanidad a su antojo. Una leve sonrisa apareció en sus labios por semejantes pensamientos. Estaba contenta de volver a la vida, ya nada ni nadie nunca la perturbaría como antaño, antes de ir a dormir. Nadie nunca sería parte de su vida…tan solo la ciencia…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 07, 2012 5:15 am

A penas ella entro, sintió el cambio en la energía en la habitación, la de aquella mujer, jugaba con la suya, en un intento de quien penetra en el aura de la otra con mayor facilidad. Tuvo que admitir que no pudo, pero estaba segura de que ella tampoco podía hacerlo. Sonrió levantando la cabeza cuando escucho su saludo. Era una mujer preciosa, tenía el cabello blanquecino perlado y brillante, ojos expresivos que no podía leer con facilidad, labios curvados en una sonrisa de circunstancias, de esas que las personas suelen utilizar para saludar a quien se conoce por primera vez. Parecía como salida de un cuento de hadas, pero ella no era en si la princesa del cuento, muy bien podría haber sido el hada serena, de buen corazón que procura por los demás, pero que esconde dentro de ella innumerables secretos oscuros.

¿Cómo la veía Lilith? Pues como lo que era. Una vampiresa felina, hermosa y silenciosa.

-Buenas Lunas, señorita – la saludo. Se habría levantado como solía hacer para presentar sus saludos o respetos. Pero su avanzado estado de embarazo de lo impedía. En poco más de una semana tendría 9 meses y la llegada de su hijo se acercaba – disculpe mi falta de educación, pero como vera no puedo levantarme… - querría haberle dicho que se sentía agotada, pero habría sido un desatino para con la invitada.

Tenía una delicadeza innata para moverse y hablar, aunque solo había sido un saludo cordial. Su vestimenta se le antojo extraña por demás, pero no inusual. No estaba muy acostumbrada a ver así a las personas, aunque algunas veces ella misma había vestido a la vieja usanza, a pesar de no haber nacido en esos tiempos, tenía cierto apego por las cosas del pasado, sobre todo de la era Sumeria , Egipcia y Hebrea. A veces soñaba con aquellos tiempos, caminando descalza por la arena del desierto, sintiéndola quemante, pero no molesta. La miro nuevamente, la luz de las velas no hacía más que resaltarla y se sintió un poco disminuida en su presencia, sobre todo porque no estaba presentable y se veía más pálida y ligeramente más delgada de lo que había sido en el pasado.

La escaneo con la mirada, tenía un aura de fuerza inconfundible, habría que ser un tonto para plantarle cara en algún desafío, pero no era eso lo que más la sorprendía, aquella aura también, tenía rastros inconfundibles de maldad, era un ser peligroso que vivía tras una careta, sin embargo jamás había temido a los que eran como ella, había conocido a bastantes. Por otro lado, no era de las que juzgaran sin conocer, a veces las apariencias engañaban y ella sabía que mucho.


-¿Está usted aquí para ver a la Señora de esta casa? – le pregunta con una sonrisa dulce que hacía ver su rostro más bello que de costumbre. Sus ojos grises se iluminaban, puesto que no habían tenido visitas en mucho tiempo y la soledad de la casa a veces la hacía sentir abrumada y privada de la libertad que tanto amaba, aquella libertad que la empujaba a ser quien era, a pesar de que en realidad ella estuviera atada a Asuka o a alguien más, su alma siempre le recordaba que después de todo era libre – ella en este momento está ocupada o bueno, lo estaba hasta hace una hora atrás… si quiere puedo ir a avisarle que está aquí. Por cierto… yo soy Lilith. Mucho gusto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 07, 2012 4:38 pm

Una suave melodía en la mente de la vampiresa empezó a resonar y es que estar en aquella sala, la traía recuerdos de los antiguos encuentros. Era la copia perfecta, hasta una cierta forma de fantasmas aparecía a su lado, embriagándose en un baile de tiempos pasados. Las notas hacían que sus ojos observen con deleite aquella pequeña evocación de lo que fue su vida de antaño. Los vestidos, las risas, las mirada, los bailes…los juegos sucios de títeres y las mentiras. La sangre era siempre la clave y el poder la recompensa. Las sombras empezaron a desvanecerse y al fin la chica la miro.

Los ojos grises hicieron que los fantasmas del pasado desparezcan del todo y Evangeline solo centre su atención en aquella, joven pero a la vez vieja criatura. Y es que el poder que podía sentir en ella, no era de una human normal, no lo era y esto era una de las cosas por las que entendía de su presencia en aquel lugar. Observo con detenimiento su abultado vientre, la quedaban unas 4 semanas para dar a luz…o menos. Podía saberlo con bastante precisión por la forma de sus pechos, y la propia barriga que estaba muy subida, no la quedaba mucho y dentro, sus ojos se iluminaron por unas fracciones de segundo, había sangre de Azuka. Pero no solo ella, otro vampiro, si, otro vampiro era el padre de aquella criatura. Casi no lo podía creer, su mente viajo hasta su propia mansión, bastante lejos de esta, ahí ella albergaba a otra humana como Lilith….Amber.

Las facciones demasiado marcadas de la mujer hacían de ella, una criatura aun mas delicada, de lo que parecía cuando estaba de espaldas y esa luz tenue de las velas. Y l fin su fina voz.

-Tranquila, no preciso de atención mas que la que me has brindado ya. Y me siento muy bien atendida y bienvenida.


La replico, ya que podía leer por sus facciones que se sentía poco cómoda con la situación de no atenderla como merece, pero su estado era excusa suficiente y ella no necesitaba más. Y menos, porque su amiga estaba cerca, la podía oír y sentir en su mente, y es que las dos se conocían demasiado como para no tener una conexión constante en la que una siempre revelaba los secretos a la otra, parecían mas bien un solo ente con dos cuerpos. Una leve sonrisa volvió a aparecer en su cara, una sonrisa amable y tranquila.

Sus pasos la llevaron aun mas cerca de la humana, sabía que al igual que ella la estaba estudiando y no dudaba en que estaba sacando conjeturas más que acertadas y es que no esperaba menos de alguien que llevaba sangre de Azuka.

-Si, la verdad es que vengo a ver a mi querida amiga, pero no es necesario que la llames ni te esfuerces, querida Lilith. Azuka ya sabe de mi llegada y que la estoy esperando en tu compañía

Se acerco a ella e hizo una leve reverencia, la mujer tenía unas fuertes vibraciones y su mente aun permanecía fuerte ante los ojos de la chica, pero no era de su interés romper esa protección, tan solo la parecía curioso como una humana había desarrollado semejante poder.

-Y ahora es mi momento en responderle a la cortesía de su nombre, me llamo Evangeline Romanova y como habrás deducido soy una amiga de Azuka. Y al igual para mi es un gran placer conocerte.



Se presento, mientras sus ojos seguía viendo mas allá de su ser corporal, valorando a toda ella y su magia. Podía sentir que su ser no estaba del todo a gusto en aquel, sitio, pero el porque no sabía explicar. Miro de reojo el piano y los candelabros.

-Con tu permiso me gustaría sentarme por aquí y poder hablar un poco contigo, mientras Azuka termina sus que haceres.


La pregunto por pura cortesía ella, mientras se acercaba a un sofá frente a la mujer de dorados cabellos y mirada inteligente. Tenía curiosidad de su mente y cosas que escondían esos brillantes ojos grises.

-Y dígame, si no es molestia….como es que se quedó usted embarazada de un vampiro, quitando lo obvio…??- pregunto ella directa, por que no considero necesario andar por las ramas.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 12, 2012 10:07 am

Una gran cantidad de informes sobre los actuales acontecimientos habían llegado al poder de la vampiresa… misiones, avances en los planes, demonios, licántropos, rebeldes y hasta el gobierno humano con sus militares… era una gran cantidad de información la que tenía entre sus manos; y es que con los preparativos realizados desde que se topó con el cuerpo de Evangeline que descansaba, no había prestado demasiada atención a éstos asuntos, centrando su energía en su amiga, que era lo que le interesaba… preparar la mansión en la que residiría, los platillos y obsequios de bienvenida, además el complejo ritual y las transcripciones para poderlo realizar con sangre de demonio a lugar que la humana… ahora, todos esos documentos acumulados necesitaban ser revisados y analizados, por lo que desde el alba había dedicado su energía a ello.

Hacía una hora aproximadamente había dejado sus labores, para ir con Lilith, pues la ración de sangre diaria le era necesaria… y sí, durante todo el embarazo había sido Azuka quien la alimentase, después de todo, ¿qué mejor sangre que ésta?, era mucho más fuerte aún que la que su hijo poseía, lo que claro, aumentaba en demasía las posibilidades de que su preciada vasalla sobreviviese a la traída al mundo de su pequeño nieto, quien sería un ser sumamente poderoso… aunque, la vampiresa tenía muy presente que el alimentarlo con sangre tendría repercusiones sobre el niño, vaya que lo sabía… pues ella misma, en algún momento nació de una mortal, con sangre vampírica recorriendo por sus venas, y sabía muy bien que si desde su vientre maternal hubiese sido alimentada con sangre antigua, como sucedía con su nieto… sus instintos vampíricos hubiesen visto su despertar desde su infancia.

Luego de que Lilith tomase de su sangre, se despidió, argumentando que no podía hacerle compañía, como lo había estado haciendo desde su embarazo al menos una hora al día, pues aún tenía algunas labores con las que terminar, pero… que en cuanto acabase iría a su lado para hacerle compañía… contarle alguna vieja historia olvidada y muerta, claro, a su vez hablaba para el pequeño que crecía en su vientre, quien se acostumbraría a la voz de su vampírica abuela de seguro, pues le había escuchado diariamente desde que era solamente un feto en desarrollo, y había hecho un breve contacto con Azuka, cuando por primera vez acarició el vientre de la bella espiritista a quien tenía por madre.

Estaba ya por terminar con los últimos documentos cuando sintió la presencia de Evangeline aproximarse hasta su mansión, pero acabaría por completo con esto antes de ir a recibirle, y así poder dedicarse a su preciada visita como era debido… después de todo, se dio cuenta de que se había topado con Lilith, quien paseaba por la enorme mansión, y daba por hecho que estaría más que entretenida con ella; ya que no dudaba ni por un segundo que su amiga se daría cuenta de que el bebé que maduraba en el vientre de aquella humana con poderes espiritistas mucho más elevados de los que había visto hasta entonces, poseía la inmortal sangre de Azuka, en una cantidad bastante considerable, al igual que la sangre de Lilith, que se encontraba plagada por sangre vampírica ahora, todo su organismo lo estaba.

Finalmente había acabado con todo lo que tenía pendiente, por lo que se dispuso a bajar al lado de ellas dos; bajando con suma tranquilidad… estando al pie de las escalinatas del segundo piso cuando Evangeline le hizo la ultima pregunta a Lilith… bajando con gracia felina hasta donde ellas se encontraban; su vestido rojo con corsé negro en la cintura se arrastraba por las escaleras, y el fuego de las velas iluminaba los rubís que adornaban su cuello en apariencia frágil y los que colgaban de sus orejas… además de los que adornaban su elaborado peinado, haciendo que conjunto resaltase mucho más lo pálido de su piel.

-Permíteme responder a esa pregunta querida… el padre de ese niño es mi bello hijo, la creación que con más orgullo poseo…

Terminó de posicionarse junto a ellas…

-Buenas lunas…

Pronunció con una reverencia, disponiéndose a hablar nuevamente.

-Él fue encargado de terminar el entrenamiento de Lilith, quien es mi vasalla primordial y prácticamente mi hija, ya que le he criado desde niña…

Esbozó una medio sonrisa posando su mirada sobre Lilith…

-Como debes de imaginarlo, una cosa ha llevado a la otra… pero es un orgullo que mi descendencia, mi linaje crezca en ella, mi pequeña Lilith…




Off::
Lilith preciosa, necesitamos que cambies la fecha del post al 21 de mayo, porque en marzo Evan aún no revivía.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 15, 2012 7:39 pm

(off: ... cooon permiso pero me dieron ganas de sacar a pasear al malki xD)

Había pasado ya casi un año desde que el infierno había llegado a hacer fiesta a la tierra, y yo ni me había presentado por la ciudad. Había debido atender ciertos negocios por el resto del mundo. Ya saben, asegurarme de que algunos portales se abran en lugares donde aún no se abrían, quitar del camino a algunos líderes sin iniciativa y asegurar de alguna forma que alguno un tanto más divertido tome el puesto, violar espiritistas, capturar demonios y experimentar con ellos para conocer sus límites de forma bastante poco convencionales, etc.

Sólo debí invertir un poco de esfuerzo antes de que el efecto dominó comenzase a sepultar el mundo entero bajo toneladas de demonios al punto que, hasta donde sabía, sólo había un lugar en Estados unidos que no había caído, y extrañamente era precisamente el lugar donde todo este circo había comenzado. Me parecía perfecto. Tampoco necesitaba destruir todo el mundo. Un viajero necesitaba un lugar para descansar y los cainitas tenían suficiente fuerza en esa ciudad como para darse el lujo de tomar prestada alguna de sus viviendas o habitaciones. No necesitaba mucho para contentarme. Hasta una tumba me sería suficiente.

Cuando llegué a la ciudad me di cuenta de que todo había cambiado, pero eso lo relataré en otra vuelta. Sí, el narrador tiene sueño y no quiere extenderse demasiado así que pasemos a lo importante. La mansión cainita. La última vez que me había visto con Azuka fue el día en que le entregué a Temperance, poco antes de la apertura del primer portal. Ése si que fue un espectáculo. Lo vi por la televisión desde un hotel en las cercanías de la ciudad comiendo papas fritas riéndome a carcajadas sobre un sofá. Había estado esperando ese momento pero Russel se demoró demasiado y me atrapó el evento justo cuando estaba ya saliendo para continuar con mi juego en otras ciudades.

Llegué justo en un momento en que había un sirviente vestido bastante lustroso, barriendo con la puerta abierta. Traía conmigo un sensual bastón (éste bastón) que había conseguido durante uno de mis viajes. Me acerqué ocultando mi presencia con la umbraquinesis a fin de que me detecte cuando esté ya a su lado, y le saludé - Buenos días, buen hombre - faltando menos de una hora para la media noche, era notorio que la formalidad estaba mal empleada - ¿se encuentra el ama de casa... en casa? - agregué. El sujeto me dirigió la mirada sin mayor sorpresa mientras me acercaba un tanto más. Seguro no era el único cainita del mundo que hacía esa broma. - Puede esperarla en el salón si gust... - el pobre no alcanzó a terminar su frase antes de sentir el filo de mi bastón atravesar de forma horizontal entre las costillas de su tórax, alcanzando su corazón rápidamente.

Quité el arma de su cuerpo sin vida sujetándolo para que su caída no haga mucho ruido, y no me molesté en limpiar la sangre de la hoja. - Eso... fue por romper un record. El del tipo que más rápido me ha aburrido en mi vida. - dije mientras me arreglaba mi chaqueta y practicaba el inexistente arte de la necropatía con su cuerpo. No, no pensaba violarme ese cadaver. Era hombre, sería asqueroso. Entré a la humilde morada tranquilamente mientras tarareaba Aqualung de Jethro Tull y cerré la puerta tras de mí. mientras avanzaba hacia el interior de la mansión, en dirección al lugar desde donde oía algunas voces. Entré a un salón y vi a tres féminas dialogando. Una era Azuka, indudablemente. La otra era la espiritista personal a quien recordaba de la fiesta cainita a la que asistí el año pasado, pero parecía que alguien se la había volteado. La tercera era una vampiresa a quien nunca en mi puta vida había visto. - ¿Que hacen unas chicas como ustedes en un lugar como éste?- dije cordialmente mientras me acercaba a algunos metros para luego contemplar el lugar y los cuadros - Veo que te has hecho con un pedazo de cielo entre tanto infierno, mi querida Azuka -
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 24, 2012 5:52 am

La vampiresa se había quedado en silencio, un silencio extraño, pero interesantemente agradable. El silencio al que había sucumbido, tal vez debido a sus propias cavilaciones o recuerdos, se vio de pronto centrado en ella misma, su mirada potente la había fijado en sus ojos grises, estaba ciertamente acostumbrada a que algunos hijos de la noche la miraran de esa manera, generalmente por su belleza y el aroma de su sangre, o porque era la protegida de Azuka y no muchos podían acceder a su mente. La vio dirigiendo su mirada inteligente hacia su vientre, a pesar de que su expresión era indescifrable a simple vista, Lilith odia cavilar que su acompañante estaba interesada en su abultado vientre o tal vez en la forma en como había sido concebido. Obviando las razones obvias de ello, aun estaba la duda de como un vampiro podía concebir.

Agudizo el olfato. Podía percibir en ella el aroma de su sangre atrayente y poderoso, lamio sus labios un poco hambrienta, pero sin sentir aquel característico deseo que sienten los vampiros. Desde que sus sentidos se habían visto comprometidos, podía percibirlo todo con mayor claridad, aunque el olfato era lo más interesante, se sonrió ante sus palabras. Así que eran amigas, muy amigas en realidad, podía percibirlo en la forma como su voz y postura cambiaban al decir el nombre de su ama, había cierto respeto, pero nada de sumisión.

-La verdad es algo incómodo no poder atenderla como se merece, pero no dudo que mi ama llegue en cualquier momento… - le sonrió con amabilidad observándola fijamente. Todo en ella le llamaba la atención, desde su forma de comportarse hasta la razón del porque estaría ella allí. También la reverencio, con un movimiento de cabeza más que nada, debido a que no podía levantarse y escucho lo que decía – Evangeline Romanova – repitió – no había tenido el placer Señortita Romanova, tampoco recordaba que mi ama la mencionara, aunque ella de por si es una mujer realmente reservada.

Permitio que la acompañara, porque la curiosidad por saber de ella la mantenía expectante, la vio observar de reojo el piano mientras ella misma observaba los cuadros del lugar, pero pronto fue interrumpida por su pregunta, un leve sonrojo le tiño las mejillas e iba responder cuando su ama hizo acto de presencia en el salón. Llegaba con esa fineza que la caracterizaba, como si se deslizase por el suelo, elegante y letal. Le sonrió de inmediato sin moverse de su sitio, escuchando su explicación con respecto al padre de su hijo, al que no había visto en un tiempo, probablemente en alguna misión de la que no tenía idea y a quien extrañaba muchísimo. Sonrió radiante al escucharle decir que era preciada para ella y que la consideraba como una hija, tal y como ella la consideraba su madre.

-Buenas lunas ama… he estado aquí con esta grata compañía – dijo refiriéndose a Evangeline y la miro una vez más – y…. – pero entonces su voz se acalló cuando vio entrar a una persona que conocía, indudablemente, ¿Cómo olvidarlo? Palideció de pronto sorprendida por la osadía de aparecer así por hacer, entrando al salón como si llevara meses allí y también algo de reticencia, podía percibir su energía áurica mas fuerte que nunca, quizás por la percepción desarrollada de sus sentidos o porque simplemente el vampiro había evolucionado. Quien sabia. Solo sabía que su presencia allí no traería nada bueno o por lo menos, alguna razón tenía para ello.



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 24, 2012 1:27 pm

Aquella humana era inteligente y dócil, pero era fuerte…los ojos grises revelaban mas de lo que su mente jamás la contaría…pero Evangeline tenía un secreto y es que ya conocía a la perfección a la vasalla de su amiga…y no solo a ella, sino a todos los habitantes de este mundo con los que los hijos de Caín alguna vez se han cruzado…pero claro esa clase de información solo era reservada a ella y a Azuka…ya que las dos compartían la información de forma abierta y única…un ritual que tan solo ella podía llevar a cabo con la ayuda de la propia líder de los cainitas…un ritual modificado y preparado para ser algo totalmente único. Una mirada recorría a aquella mujer…entendía a la perfección porque Azuka se preocupo tanto en mantener a alguien como ella bajo su yugo…Realmente, lo que mas sorprendió a Evangeline era que no deseaba en absoluto tomar la sangre de aquella mujer…de hecho tan solo tenía curiosidad de cómo paso el embarazo y tendría sus respuestas…ya que pensaba pedir a su amiga que la de la opción de estudiar la sangre de aquella humana y de su hijo…además que necesitaba muestras de ella, para almacenarlas y es que un plan maquiavélico empezaba a dibujarse en su mente con eso de la nueva generación…y es que porque no tener hijos puramente vampiros…su mente se empezó a evadir en esa parte, pensando ya en la investigación que necesitaba y como realizar lo deseado…sus ojos brillaban…

Pero a pesar de ello no dejo de estudiar en ningún momento a la humana, viendo como se relamía los labios y como aparente sed, lo mas probable que provocada por su propio hijo la hacia tener las ganas de probar la sangre…ese brillo que Evan podía distinguir sin problemas, ya que los vasallos eran algo común para ella y podía ver lo que les causaba ese pequeño ansia de la sangre vampiresa…una preciosa adicción, cabe señalar. Podía ver el rubor de las mejillas de la humana y ver todas las sensaciones que su ser la producía y es que tan solo oír como decía su nombre de nuevo y demas desvelaban mas y mas sobre la joven…

Evangeline ya sabía de que su amiga estaba a punto de entrar en la sala…asíque contemplo con brillo la entrada de aquella bella mujer…tan femenina, fina, elegante y bella…era única en su especie, sin duda…los finos rasgos y la melena azabache hacían de la presencia de Azuka un espectáculo envidiable y es que su porte…y la proyección de quien era, era imponente…Evan nunca usaba esa forma…porque al ser quien era y al tener las misiones que tenía siempre se guardaba la proyección de su poder y de su edad a los ojos de los demas, no les era necesario saber de ella mas de lo que ella misma deseaba….escucho con deleite las cosas que la había dicho Azuka, pero ya las sabía y tan solo era una forma amable de respetar y esconder lo que ellas tenían entre si…

Y de repente una presencia más…otro cainita, sin duda…aun no lo estaba viendo, pero si sentía el olor a su sangre, apetecible la verdad y muy interesante…ya que el olor era peculiar, poderoso…una mueca se dibujo en su rostro…pero desapareció antes de que un hombre entre por aquella sala…

Los ojos de Evangeline recorrieron al hombre, tenía finas facciones y unos ojos fríos, que ardían en una especie de locura que ella no supo calificar pero que la pareció muy atractiva e interesante…pero no solo eso, podía ver como cierto temor invadía a Lilith que aprecio y que disfruto con demasía…mordiéndoles un poco el labio interior…deseaba que esta lo pase mal…aunque sea por un rato…pero era consciente que también era necesaria…ya no solo por que esta embarazada, sino por que ella tenía a Amber en su poder y necesitaba que esta la haga de apoyo…de hecho al verla, tan solo pensó en mandar a sus vasallos a por ella y que la traigan para que se conozcan…pero ahora que este hombre entro en escena, quería esperar un poco y ver que es lo que Demian Malkavina…oh, si ella sabía su nombre, ya que a el también Azuka se lo mostró con su mente y en los archivos pudo leer bastantes cosas curiosas sobre este hombre tan interesante…y hasta atractivo para sus sentidos y mas su sangre…Y es que la sangre de un vampiro, lycan o demonio es la mas rica para sus sentidos…aprendiendo de ellos y adquiriendo sus habilidades por un tiempo….un malicioso brillo apareció en sus ojos cuando estaba escuchando a aquel vampiro hablar….

Los ojos de Evangeline se posaron en el rostro de su amiga…y es que las dos eran mas que amigas, eran idénticas en muchas cosas, pero tan diferentes en otras…y una de ellas era que Evan no deseaba poder….y menos aun que se den cuenta de casi de su presencia…asíque deicidio cederle todas las presentaciones a Azuka…dándose tiempo para conectar con los vasallos de su mansión y pidiéndoles que traigan con toda amabilidad, cariño y cuidado a Amber a la casa de su amiga, mas precisada…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 24, 2012 3:02 pm

Azuka le brindó una pequeña sonrisa a su vasalla, para luego mirar a Evangeline, y sonreírle con complicidad… sabía perfectamente que su amiga pregunta ciertas cosas, simplemente porque era necesario, aunque ya las supiese de antemano; pues el mismo día en que fue revivida de su renovador letargo, Azuka le había otorgado el lugar que le correspondía, además de actualizarla en todo lo referente al mundo en su estado actual… de todo lo que se había perdido durante su tiempo de descanso, además de los acontecimientos más relevantes y los seres de mayor pertinencia que habitaban ahora la tierra… le dio libre acceso a todos los archivos a los que sólo ella como líder tenía, en donde todos y cada uno de los seres que representan alguna clase de importancia para ellas, su entorno y planes; tienen una carpeta… oh sí!... todos los seres con los que los hijos de Caín se habían topado durante las eras estaban totalmente documentados, y es que… el conocimiento es auténtico poder, por lo que resulta más que necesario saber quiénes rondan el mundo junto a ellas… para así poder utilizar las fichas de la mejor manera posible…

Apenas hubo Lilith respondido al saludo que Azuka hacía al entrar, cuando el sopor de sangre fresca llegó hasta sus sentidos… y conocía el aroma, pues se alimentaba de esa fuente de vida constantemente, y la vampiresa sabía muy bien de quien se trataba, había reconocido su esencia cuando aún no había bajado las escaleras, pero era una gran impertinencia por parte del inmortal que se adentraba hasta donde ellas se encontraban el asesinar al vasallo de la líder cainita, pues, ella misma estaba evitando el matar a los humanos ahora… claro está, no por gusto, si no por simple necesidad estratégica; no podía matar a voluntad como lo hacía siempre… ni ella ni sus subordinados, pues, la cantidad de humanos disponibles era realmente mínima, y debían de mantener a su rebaño… su fuente de alimento existiendo por mucho tiempo más aún, por lo que, hasta que los humanos no repoblasen lo suficiente la tierra, deberían de abstenerse de matar a todas la múltiples presas que poseían… ahora los vasallos resultaban mucho más útiles que antes…

Al escuchar la presentación del vampiro, hizo una leve reverencia, observándole fijamente, para luego disponerse a responderle…

-Buenas lunas Demian… veo que haces tu pedazo de cielo con mi propiedad…

Le dijo con voz fría, gutural y severa… pero sin dejar ese deje de femineidad único, que solamente ella poseía…. El vampiro conocía muy bien las reglas territoriales de los inmortales, y que estaba totalmente vetado el tocar un humano que pertenecía a otro inmortal sin previo consentimiento… esto, dejando de lado el que las órdenes de no matar humanos habían sido expedidas a todos los hijos de Caín… aunque bueno, Malkavian no era precisamente del tipo que obedeciese las reglas, pero tampoco era tonto, y sabía muy bien que para su propia subsistencia era vital el que los humanos lograsen reproducirse lo suficiente… ellos eran inmortales después de todo… podrían esperar lo suficiente para que su ganado se repoblase.

-Permíteme presentarles… supongo ya has visto anteriormente a mi querida vasalla Lilith… y ella es una antigua y preciada amiga mía… Evangeline Romanova…

Puso su mirada en Lilith…

-Supongo que ya le habías visto antes también, en alguna de mis fiestas…

Luego posó su mirada en Evangeline…

-Evangeline, Lilith… les presento a Demian Malkavian… un viejo amigo…

Al terminar de hablar hizo un breve comentario mental a Evan… era claro que solamente ella podría escucharla, pues su conexión era sumamente fuerte y nadie era capaz de penetrarla…

-Ahora te darás cuenta por ti misma del ser tan peculiar que es…

Le dijo al tiempo que esbozaba una medio sonrisa…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 26, 2012 2:02 pm

- ¡Pero por supuesto! - respondí inmediatamente tras el saludo de Azuka referente a mi pedazo de cielo. Era lógico que haría eso apenas llegase. Que mensajero del pandemónium más hipócrita sería si me limitase a llevar discordia sólo a determinados rincones del mundo. Había que ser parejo. - Me sentí en la obligación de derramar una pequeña gota de caos a estas aguas tan calmas. ¿No es aquella mi labor? - agregaría mientras sacaba un pañuelo de dentro de mi traje, con el que limpiaría la sangre que aún quedaba en el filo de mi lanza. Había olvidado el ligero rastro de motas rojizas que había dejado a mis espaldas, que goteaba desde la punta de mi arma. - Pero si gustas puedo conseguirte otro cachorrito por ahí. Uno que valga la pena mantener vivo. -

Evangeline y Lilith. A la segunda ya la había visto, claro. De hecho ya mencioné haberla visto. En aquella ocasión le planteé a Azuka que el precio por contar con mi participación en una misión de eliminación de objetivos sería que me "conceda" una noche con su preciada vasalla, a quien todos en la fiesta miraban con lascivia y deseo. Claro, era poco lo que me interesaba verla en mi cama, el mensaje estaba oculto algunos metros bajo tierra. Puedo ser degenerado pero jamás vanal. Y así mismo, puedo ser un terrorista genocida que adora su trabajo, pero jamás seré uno que trabaje gratis ni barato. No si la iniciativa viene de alguna mente de fuera de mi cráneo. Considerando que la idea venía de parte de Azuka, y a sabiendas de los alcances que su poder tenía, de ninguna forma iba a pedir a cambio algo tan insignificante como un fajo de billetes o una posición jerárquica, menos por una misión tan fácil. Al final opté por no involucrarme directamente en su pequeña matanza selectiva. En lugar de ello me ausenté algunos meses de la ciudad para armar los preparativos que darían pie al verdadero baile.

Mientras Azuka nos presentaba, me acerqué tranquilamente hacia el grupo, mientras guardaba el pañuelo nuevamente. Miré los ojos de la humana, y percibí cierta actitud de recato. Tal vez rechazo. No era la primera vez que me miraban de esa forma. Era particularmente divertido percibir el efecto que causaba mi presencia en la mente de una espiritista. El auspex suele jugar algunas bromas a sus sentidos espirituales cuando se encuentran con algún ser cuya aura cambia segundo a segundo. Todos los sentimientos posibles percibidos en menos de un minuto. - En efecto, la he visto pero no he llegado a conocerla más a fondo. - No es que me interesara tampoco, pero ya había entrado con esa actitud cortés y no era momento aún de romperla. La vulgaridad vendría en otro momento. Además, me causaba gracia la idea de que probablemente ella me conozca más "a fondo" que yo a ella. - Por otro lado, siendo yo un viejo amigo tuyo, me parece curioso jamás haberme topado con quien dices es otra vieja amiga tuya. - respondí, redundando un poco, mientras me dirigía a su otra visita. - ¿Puedo preguntar en qué sarcófago se estuvo ahogando todo este tiempo? - Claro, la pregunta era retórica y contenía una ironía desconocida para mí, puesto que no tenía idea de que efectivamente había pasado en letargo los últimos años.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 28, 2012 12:37 pm

Disclaimer:
Gracias por la invitación a mi querida Evangeline Very Happy Pero que tema tan intenso! Espero que acepten bien mi presencia Embarassed

Estaba sumergida en la tina de agua caliente dándose un baño antes de dormir, el vapor relajante le envolvía y tenía sobre la joven un efecto relajante como había sido todo últimamente en los confines de la Mansión Romanova. Evangeline cuidaba cada detalle para el bienestar de su hijo y el de la madre también, incluso a veces los lujos que ponía a disposición de sus huéspedes eran algo exagerados pero no iban a quejarse por ello sin embargo en ocasiones pensaba que todo aquello vendría con una cuenta carísima por pagar en algún momento, no quería plantearse qué era lo que la vampiresa cobraría cuando llegara el tiempo pues sabía que no se opondría en lo más mínimo. Gustaba de pensar que no podría ser nada malo... no después de todas las muestras de buena fe que diariamente les regalaba.


Knock. Knock. Knock.


Cuando escuchó por la habitación el eco de aquellos aporreos a la puerta dio un respingo que hizo chorrear la tina por el movimiento, se cubrió el pecho con ambos brazos mientras agudizaba el oído. Si hubiese sido Evangeline ya estaría dentro pero el repicar en la puerta todavía era persistente. Frunció el ceño y se puso en pie, alcanzando una bata para envolverse en ella y asomarse entreabriendo la puerta.


-¿Sí?
-Buenas lunas Señorita Amber, lamentamos haberla importunado.- dijo un joven no más grande que ella.
-¿Está todo bien?
-En lo absoluto, Madame Romanova solicita su presencia.
-Oh...-se cruzó de brazos.- Sucede que no me encuentro vestida ahora, ¿podrían esperar un momento?
-Por supuesto, estaremos haciendo guardia a su puerta cuando esté lista para salir.
-Gracias.- añadió una sonrisa y se apresuró a buscar en la cómoda algo adecuado para la ocasión.

No preguntó en qué se le requería así que no estuvo segura de que tipo de atuendo portar. Sacó algunos vestidos holgados pero uno en tonalidad salmón fue la que la hizo decidirse sin dudar. (Vestido Salmón. )Un par de zapatos bajos, maquillaje delicado y el cabello acomodado con las ondas naturales de su melena rubia fueron lo que completaron el conjunto. Soltó un hondo suspiro al tomar el pomo de la puerta. Al abrir se encontró con una escuadra de vasallos, todos la admiraron con discreción y la escoltaron hasta el patio en donde le ayudaron a subir a un automóvil lujoso para después subir ellos dejándola en el centro. Nunca había salido sola, bueno, era un decir, en realidad se refería a "sin Evangeline" y eso la tenía un poco turbada, aunada al hecho de que Tristán estaba muy inquieto. Colocó sus manos sobre el vientre durante todo el camino que no podía reconocer detrás de los vidrios polarizados.




-¿Ya llegamos?.- preguntó cuando el auto se hubo detenido. El vasallo que estaba a su derecha asintió mientras el chófer abría la puerta y salieron los jóvenes, al final ofrecieron una mano a la mujer embarazada que había palidecido repentinamente.

-A Madame Romanova no le gustará verla de ese modo.
-¿Disculpa? –estaba algo abrumada por la magnitud de la construcción a la que habían llegado, le daba un aire similar a su nuevo hogar pero el ambiente era por mucho más pesado.

-No tenga miedo, ella está esperándola ahí dentro.


A Amber le hubiese gustado sentir el mismo regocijo que su hijo le transmitió en su seno pero ella todavía estaba intranquila por el frío murmullo de almas que no alcanzaba a comprender.

Cruzaron el majestuoso portón y atravesaron por pasillos que no reparó en sus detalles, hasta llegar a una sala en la que no tuvieron acceso los cuatro vasallos. Hicieron una reverencia luego de llamar a la puerta y ser recibidos para dejar que Amber acudiera sola al llamado de la vampiresa, como había sido ordenado.

Su llegada al parecer había sido en medio de alguna conversación entre los presentes: Tres vampiros y una humana como ella. Muy como ella en varios sentidos. Alcanzó a vislumbrar un embarazo avanzado y sin preguntar supo que ahí dentro se engendraba también la semilla de un inmortal. Tristán proyectó en su mente a un pequeño de ojos grises por fracciones de segundo, apartó la vista de la embarazada pues se sentía incómoda enterándose de cosas que no le correspondían pero un susurro de voz tierna le trajo a los sentidos un nombre: “Sean”. Buscó la mirada de Evangeline y en su trayectoria se encontró con dos pares más que desconocía.

-Buenas noches.
- fue su saludo en voz queda. Aunque hubiese querido preguntar porque se le había llamado dejó que aquello fuera develándose en ese encuentro tan peculiar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Dic 31, 2012 12:30 pm

Su mente divagaba entre la llegada de Demian Malkavian y en Evangeline, ambos la miraban, uno como si recordara cosas de un pasado no muy lejano y la otra, como si quisiera estudiarla con la mirada. En sí, para cualquiera debería resultar incómodo y ciertamente lo era, pero Lilith sabia fingir muy bien, en su cuerpo no se evidenciaban mayores efectos, aunque la presencia de Malkavian le producía cierta reticencia; su aura, seguía siendo ha misma maraña intrincada que tanto le perturbaba, pero aparte de eso, era mucho más interesante saber que hacia allí.

La presentación de su ama en consideración con Malkavian había estado demás, porque ya lo conocía, pero sabía que su ama era una mujer muy correcta con sus principios, exactamente las mismas que ella había aprendido a los largo de su crianza por esa misma razón sonrió e hizo una pequeña reverencia de cabeza para Demian para luego escuchar con gran atención las explicaciones de vampiro.

Para Demian, claro, debía ser muy divertido intentar ver su reacción ante su aura y lo intrincado de sus energías, la hacía sentir ligeramente mareada y no era algo muy bueno, porque un espectáculo vomitivo en medio del salón sacaría lo peor de ella, sumado a su mal humor o lo cambiante de este. Lo miro fijamente cuando volvía a depositar su mirada en ella escuchando lo que decía – interesante de su parte, lo recuerdo de una fiesta señor Malkavian – dijo con firmeza – también a lo intrincado de su energía si me permite decirlo, después de todo usted, sería algo así como… “¿Alguien Inolvidable?”

Sonrió de lado con cierto sarcasmo, sabía que no era un hombre con el que jugar, pero algo de diversión al asunto no le haría mal, sobre todo ahora que se sentía algo ligeramente tenso el ambiente. Se acomodó en el sofá un poco, su avanzado estado de embarazo no le permitía hacer mucho, a veces sentía a su niño moverme dentro de su vientre con una energía y fuerza que la impresionaba. Amaba a su criatura como toda madre que ama sus hijos. Acaricio su vientre con ternura dejando de tomar en cuenta a los demás, aunque aún podía sentir las vibraciones de sus auras y energías que revoloteaban por el salón entrelazándose las unas con las otras, era como una guerra silenciosa para ver quien dominaba a una o a otra.

Una guerra que solo personas como ella podían percibir sin enloquecer en el intento. Casi al instante, una nueva conjunción de energías apareció casi intentando disipar a las otras, una energía dulce y placida que la lleno de calma. Elevo la vista y se encontró con los ojos de mirada suave, de una muchacha que como ella, era espiritista, no le costó darse cuenta de ello. La observo y sonrió, reconociendo en ella a una igual en todo sentido, incluso en el embarazo, el niño que llevaba en su vientre.

-Amber… - murmuro mirándola directamente a los ojos y sonrió con dulzura. No sabía cómo supo su nombre, ni en qué momento lo había dicho, pero al siguiente estaba nuevamente acariciando su vientre con cierta despreocupación y aun así, atenta a lo que sucedía dentro del salón.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 02, 2013 12:00 am

La habitación parpadeaba a la tenue luz de las velas y aquella peculiar sensación de la muerte y devastación…pero adornada con la belleza de la elegancia, modales y cierta cortesía….a pesar de esa entrada tan peculiar de aquel hombre, que realmente merecía un castigo por semejante grosería y osadía….pero aun así para ella, a pesar de todo él era uno más del clan…fascinante sin duda…único sin duda…con ese físico tan único…pero aun así uno mas….alguien de quien ya sabía suficiente por la mente de Azuka…y de quien ha leído mucho…y es que un hombre de sus características siempre es alguien a tener en cuenta en las cosas mas oscuras de este mundo…y con quien contar para los planes mas “locos”….Pero también sabía que Demian, no era de fiar…que si su mente de repente se distraía o no encontraba suficiente interés, cambiaría por completo…y es que a pesar de que su mente estaba protegida…sin duda tendía que ser fascinante e única…era una pena no poder estudiarla y más morderle y sacarle todo esto alimentando su propia mente…pero sabía que no sería buena idea y más porque Azuka apreciaba a este hombre….Los ojos de la vampiresa brillaban por el evidente sentimiento de miedo en Lilith…cosa que no la sorprendió, ya que parecía conocer al hombre y es que no tenía pinta en absoluto ser considerado con el “ganado” y menos aun con las mujeres…tan solo las veía como un buen rato…a excepción de Azuka, al parecer….

La mente de Azuka hizo una advertencia a Evan…curioso…podía valorar lo peculiar del hombre, pero mas de la situación que iba a producirse y es que la vampiresa había llamado hace un rato a sus vasallos y les pidió que trajeran a Amber…su nueva protegida…alguien muy “especial” para ella y de quien cuidaría por encima de todo y es que tenía grandiosos planes para ella, su hijo Tristán (aun no nato) y Vladimir….el padre de la criatura…un vampiro fascinante donde los haya…y del que tomaría todo el provecho sin duda alguna..y es que tenía posición privilegiada. Fue por pura coincidencia que todo esto haya pasado, pero realmente, el destino siempre juega en su favor…no tenía duda de ello…hasta de estar ahí y ver a esta otra vasallo embarazada y el vampiro de facciones finas…

Las velas se agitaban ante las presencias, los cuadros parecían tomar vida…los objetos hacían que toda esa reunión improvisada tome un matiz bastante extraño y tan típico de las épocas pasadas…en las que cualquiera podía aparecer en la casa que compartían las dos vampiresas en el corazón de Londres…un suspiro se escapo de los labios de Evan…al oír aquel comentario por parte de Demian…no consideraba necesario responder a aquel hombre…de hecho, dudaba que si quiera el necesitaba respuesta alguna de ella…La mente de Evangeline era fuerte y demasiado tranquila, nadie podía penetrar en ella, tan solo Azuka, pero también era un privilegio que las dos se habían dado por lo que eran y como se habían reconocido en el inicio de sus existencias respectivas y es que las dos eran mujeres bastante únicas….pero Evangeline, odiaba el protagonismo…las luces, las atenciones…las miradas puestas en ella, las cosas típicas de ser una parte importante de lo que sea…tan solo disfrutaba de la tranquilidad de sus platicas con Azuka, sus investigaciones en el laboratorio…paseos nocturnos, preferiblemente a solas por algún parque frondosos o totalmente dormido por el invierno…o la música….en aquel momento sus ojos se volvieron a posar sobre aquel piano que adornaba el salón, un instrumento demasiado bello y único, sin duda q sus afinadas cuerdas sonaban a la perfección…

Sus vasallos habían hablado con ella avisándola de que Amber ya estaba lista y que se dirigía a la mansión de Azuka, que estaba lejos de la de ella, pero eran cosas de seguridad que las dos vampiresas contemplaban necesarias…y es que no solo Evangeline poseía un laboratorio escondido bajo tierra…sino que la misma Azuka tenía bajo suelo una base de operaciones muy importante…de carácter monetario y económico…y es que las cosas que habían sucedido en este mundo habían llevado a la líder de los cainitas a tomar precauciones, ya que los bancos no eran ya seguros y menos aun la fuente de ingresos de este clan…por ello, había habilitado aquella zona con grandes cantidades de dinero, oro, piedras preciosas, etc.…además de un sofisticadísimo sistema de control de bolsas de valores…y demas cosas que tengan que ver con el manejo económico mundial…dejando ser ella la mente mas potente tras este hecho, y con aparición de Evangeline las cosas en este sentido iban mejorando…sobre todo la seguridad de aquel sitio…en el que tan solo ellas dos podían entrar por el momento, ya que las cosas de confianza en el clan eran algo débiles y hasta que no comprueben que todos son de fiar, nadie mas podía entrar en ninguno de los dos sitios sin que ellas lo sepan, lo vigilen y lo controlen todo…y es que la situación de los cainitas era delicada, demasiados quería derrotarlos, eliminarlos…hacer de este clan cenizas…pero no lo conseguirían…y mas mientras la mente de las dos mujeres tan oscura, malévola, calculadora, precavida….era algo a tener en cuenta…Y es que entre las dos, habían dejado tan solo algunos atisbos para sus enemigos, para que crean que su patrimonio esta en alguno de los bancos…una mentira vil y calculada de forma estratégica para que a los que les afecte sea a los Brotherhood o cualquier otro clan de seres….y es que tenían que anteponerse y prever lo que sea…

Al fin podía oír a Amber ahí, en la puerta, podía sentir su miedo y dudas…y este corazón acelerado…además del corazón de Tristán que ya había establecido con ella una conexión de sangre que era bastante fuerte y útil para saber que es lo que pasaba con esa criatura tan frágil y dulce, que la vampiresa admiraba y veía demasiado potencial en ella…en muchos aspectos…y formas sin importar mucho por donde termine la cosa, tan solo lo que pasaba ahora ya la era de grandísima ayuda…y es que la sangre de Amber permitía empezar con los primeros experimentos para conseguir híbridos y sangres puros de forma genética, escogiendo todo su mapa genético, además de los padres…con expectativas de hacer que un cuerpo muerto como de un vampiro pueda engendrar…aberración!! Ohh…si, sin duda alguna…pero era genial!! Al menos para ella, era un campo demasiado tentador de estudio y de llevar a la practica…puede que sea demasiado…pero ella, lo disfrutaba e iría al limite de todo y todos…demasiados objetivos que cumplir…y cosas que hacer y asuntos que tener en cuenta….

La mirada gélida de la vampiresa, volvió a Lilith, con aquel comentario hacia Demian….y su movimiento, realmente, apreciaba a esa humana, si se puede decir así, pero sabía que era consecuencia de la unión con Azuka…le era de interés esa chica, pero no tanto como Amber…aun así, la observo y la estudio con todo detalle…mientras pedía muestra de sangre a Azuka de su vasalla….el semblante de Lilith era bello y fino…la vampira podía leer por sus muecas y facciones…pero ahora que se había aislado, por culpa de los dos vampiros recién llegados, era alguien mas sombrío que cuando la vio al principio de este encuentro…

-Demian Malkavian….tampoco me suena ese nombre…de seguro que es otro vampiro con pretensiones y aspiraciones aburridas…sin ninguna visión y conocimiento….Creo que la providencia me ha protegido de conocerlo, para que no me aburra con tanto “chiste”….


Comento en un susurro con una voz suave y aterciopelada…sin mirar al vampiro, sin duda picandolo y probandolo…mientras se acomodaba en el asiento…esperando por la entrada de su protegida…la voz de la cual ya se podía oír…y la mirada de la misma ya estaba acariciando el semblante de la vampiresa…dulce y bello ser…sin duda…además de útil…inteligente….y a la que podía enseñar tanto y crear de ella un autentico ser superior en beneficio propio sin duda…La mirada de Evan hacia esa humana era de cariño y calor “maternal”, sin duda fingido, pero los vampiros no sienten mucho, aun asi la apariencia de la mirada era sincera y verdadera para los sentidos de cualquier humano…a pesar de su poder…ya que era una habilidad perfeccionada a lo largo de demasiadas décadas….además que en cierto modo, apreciaba a aquella muchacha….

Pudo sentir como una conexión había surgido entre las dos humanas y como el rostro de Lilith cambio al sentir la presencia de aquella joven y como las dos habían tenido el momento de complicidad con esas pequeñas palabras, era exactamente lo que pretendía al crear esa situación para que las dos mujeres humanas se conozcan y es que las dos eran un “milagro” y esto tendría que potenciarse y mas por los planes que tenía Evangeline para ambas, era perfecto y acorde a todo lo que esperaba de este momento….y es que la mente de Amber era el libro abierto para Evangeline….a pesar de que ahora era mas fuerte y mas saludable, la sangre que corría en las venas de aquella muchacha de cabellos dorados era la de ella….esa sangre oscura y diabólica…que alimentaba a su hijo y la permitía vivir….

-Buenas lunas, mi querida…te estaba esperando….como estas?


Pregunto con suavidad la vampiresa…mientras compartía la información con Azuka sobre la joven y los progresos de la misma, desde aquella fatídica noche en la q la encontró moribunda….y gracias a la cual planes grandiosos estaban en marcha…era una “joya”….

Evangeline se levanto y se acerco a Amber, tomando su mano, además era precaución contra Demian…sabía que su mente maquiavélica era capaz de hacer lo que sea…y no le permitiría tocar a este “ángel”….miro al vampiro con una sonrisa enigmática y abierta…enseñando sus colmillos…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Miér Ene 02, 2013 10:46 am

La vampiresa esbozó una leve sonrisa suavemente como única respuesta ante el comentario que le había hecho Demian tras la bienvenida que ella le acababa de otorgar… ciertamente los humanos eran fichas reemplazables, y ya muerto su vasallo no había porqué hacer gran drama, después de todo, era solamente una bolsa de sangre, no representaba mayor importancia para la ella… solamente tendría que buscar algún espécimen digno para reemplazarlo posteriormente, probablemente le encargaría eso a alguno de sus subordinados… pues ella misma tenía ahora muchas mayores ocupaciones y planes en mente; demasiados proyectos por realizar y concretar….

Debía de fortificar el clan y asegurarse de quienes eran dignos, y quienes prospectos de traidores; lo cierto es que el mundo en el que vivían era algo que podría considerarse abrumador para muchos, y hasta cierto punto no gustaba demasiado de atraer los focos… razón misma por la que se había mantenido oculta como la líder del clan durante mucho tiempo para la vista de todos, solamente algunos pocos elegidos conocían quien era realmente la que daba las órdenes… pero las cosas habían cambiado súbitamente, y ahora era conocida, más de lo que deseaba; lo que la hacía presa de miradas y comentarios… hasta la dejaba vulnerable ante la vista de los enemigos que conocían de ella… no obstante, con su preciada Evangeline ya habían planes en progreso para amortiguar posibles peligros futuros…

-La eternidad es muy amplia… al igual que los seres que se conocen en el camino…

Con esto le dejaba entre ver que ella conocía demasiados seres, y que era probable que él no conociese a todos ellos… además de que claro… es probable que ella misma tampoco tuviese conocimiento de absolutamente todos los seres con los que él, o cualquiera se relacionase… a menos claro, que esto tuviese alguna clase de repercusión sobre si… ya que siendo así, es probable que vigilase a ésa persona y a sus allegados… como lo había estado haciendo con aquel curioso lobo desde el momento de su encuentro… cuando le había hecho varias proposiciones de naturaleza sumamente interesantes… aunque para ella, lo más interesante de aquel encuentro había sido él… pero bueno, ésa es otra historia…

Escuchó posteriormente el comentario que Lilith le ofrecía al vampiro, y luego el propio de Evangeline que ciertamente se le hizo hilarante… dedicándole una mirada a Malkavian, para ver si cedía ante las provocaciones sutiles de la vampiresa…

No hubo pasado demasiado tiempo desde que Demian había entrado a la estancia, cuando la invitada de Evan se hacía presente… la bella rubia que tenía bajo sus cuidados, quien curiosamente no parecía inmutada por el olor a sangre del cadáver que Malkavian había dejado en la entrada… que ya había sido limpiado por otros vasallos, por una orden mental que Azuka les había dado en cuanto se percató de que lo habían aniquilado… un completo desperdicio, hubiese sido de más valor acabarlo hasta que ya no tuviese más sangre en su cuerpo…

-Buenas lunas Amber… bienvenida…

Le dijo con suavidad… moviéndose de donde se encontraba hasta uno de los sofá, observando a todos los presentes… al parecer entre ambas humanas había una conexión que no le extrañó en lo más mínimo… además sentía claramente que la conexión entre Evan y la criatura que crecía en el vientre de Amber, era similar a la que ella misma tenía con su nieto, que crecía en el vientre de Lilith…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Dom Ene 06, 2013 5:33 pm

La transparencia de mente y espíritu en Amber era una de las cualidades que la hacían ser alguien tan valioso para Evangeline, probablemente era la causa de tener la experiencia de gestar una criatura como Tristán en su vientre sin embargo era también desventaja contra todo lo oscuro que existía; el wyrm, como Rowan le había dado a entender y en esa habitación definitivamente aquello se podía respirar cada que atrapaba aire en sus pulmones. Se mantuvo quieta, con la mirada llena de asombro pero con una calma que nacía desde el centro de sus entrañas incluso cuando la otra espiritista la llamó por su nombre sin habérselo hecho saber. Aquello no la inmutó y contagiada por esa dulce sonrísa imitó el gesto con ternura antes de que Evangeline la alcanzara. Su voz hizo que Tristán cobrara mucha más fuerza y eso alegraba a la madre pues su hijo estaba fuerte.

No podía centrar toda la atención en la vampiresa de cabellos platinados, no porque no lo quisiera de esa manera si no porque en verdad era imposible tomando en cuenta la presencia de esos personajes. Habló la dueña del lugar, reconocida para mortales e inmortales, una mujer de tanta belleza como elegancia, derrochando una sensualidad que se acentuaba por su condición vampírica.

-Buenas lunas.- respondió a Azuka Von Doom. Titubeó unos instantes antes de acompañar sus palabras con una ligera inclinación de cabeza, estaba algo fuera de lugar entre tanto desconocimiento pero no iba a perder los modales con los que rodeaba diariamente en la mansión de Evangeline.- Gracias, hermosa residencia la suya, Señora.-sonrió de lado con recato y a la vez con timidez. Reparó también en un integrante más en la habitación, el único varón, quien tenía una mirada soberbia haciendo juego perfectamente con su cínica expresión, adornada con una sonrisa desvergonzada. La identidad de ese hombre le era desconocida aunque su presencia impresionó de una manera inusual a su hijo: se mantuvo quieto, dejó de dar saltos por estar cerca de Evangeline y ahora sin saberlo su madre él hacía más fuerte el escudo que tantas veces la había salvado de la muerte cuando su vida pendía de un hilo, algo que se había fortalecido con la ayuda de la garou; se encontraba en el abrazo de las fuerzas de luz y oscuridad que su hijo anidaba en su naturaleza pero también respaldado por Gaia a la cual agradecía día con día luego del encuentro en los jardínes de su morada. Con un ademán hecho con la cabeza saludó al hombre y se volvió a la vampiresa en quien más confiaba.

-Me atrevo a preguntar.-susurró al oído de Evangeline.- ¿Qué hago aquí?.- inquirió mirándola a los ojos, después a Azuka, al vampiro y por último a la espiritista con quien deseaba entablar alguna conversación, algo que le causaba cierta impaciencia porque aquella podría comprender mucho de lo que estaba viviendo y aprender a su lado acerca de la maternidad en ese aspecto tan irreal. No conocía a la muchacha pero sentía que ya estaban familiarizadas mas no se acercaba a ella pues no estaba segura del tema que se estaba tratando.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Ene 14, 2013 12:39 pm

(off: bien, mensaje para amber. Te me adelantaste un poco... un poco mucho, y considerando que malki es malki, ps la respuesta del principio del post será inmediata tras las palabras de Evan (me hubieses avisado de antemano que querías postear antes que yo y hubiese accedido, dada mi falta de tiempo, ofreciéndote una solución para que no vaya contra mi pj). Igual, amber, como expliqué por ahí hay algo en el aura de malkavian que difícilmente pasará por alto una espiritista xD a menos que esté acostumbrada a vivir rodeada de esquizofrénico-paranóico-desquiciados que pasan por las 30000 emociones posibles cada 30 segundos, osease un aura completamente inestable y cambiante.)


Tal fue mi expresión al oír las palabras de Evangeline, mirando primero a la nada para comenzar a hablar en un tono altamente dramático. - ¿No ha oído ni una palabra sobre mí y mi arduo trabajo? - tomaría aire rápidamente para volver la mirada hacia ella, actuando todavía como si sus palabras me hubieran herido hasta el alma, mientras hacía ademanes con mi ensangrentado báculo y mi otra mano empuñada con fuerza. Por mi mente pasaron imágenes de todos los desastres que había causado. De todas las vidas que me había llevado. De todas las mujeres a las que había violado, asesinado y profanado. Bosques enteros hechos cenizas. Gatitos crucificados sin piedad. Edificios de gran altitud incendiados desde la base hasta el tejado. Atentados terroristas en todo el mundo, formando parte del mítico 9/11. Bombas plantadas en las vías de los metros. Guerrillas abastecidas con armas y municiones sólo por el placer de verles alterar el orden establecido en el nombre de mil y una causas perdidas. Y la más reciente de mis obras: dar el pitazo inicial al juego que acabaría con todo el mundo tal como se le conocía. La destrucción de millones de años de evolución, avances tecnológicos y civilización.

- ¿Quiere decir que mi legado ha quedado relegado al conocimiento de unos pocos privilegiados, de forma que su pobre alma no ha tenido conocimiento de la obra que he llevado a cabo durante mi corta vida? - Agregué en un volumen más alto, hablando como si estuviera actuando para una obra de Shakespeare. Las espiritistas podrían percibir mi aura evidentemente trastornada, pasando por una tristeza profunda que no tenía nada que envidiar a la de los emos corta-venas más depresivos que hayan existido. Entonces una voz en mi cabeza destacó entre todas las demás y me recordó algo bastante elemental. -¿Y a ti que te importa? - me dijo, a lo que yo respondí, en un susurro mirando al suelo de golpe y riéndome entre dientes - Ah sí... cierto. - Tras eso gradual pero rápidamente mi aura volvió a lo normal (dentro de lo normal que es ésta) y mi actitud volvió a ser la que tenía antes del exagerado cambio de ánimo. Aunque, claro, eran muchas las interpretaciones que podían darse sobre el origen e intencionalidad de dicha actuación. - Bueno, deberá conformarse con saber mi nombre, entonces. - agregué con una sonrisa, alejándome un tanto haciendo girar mi bastón ágilmente en mis manos mientras me dirigía a un sofá más que había cerca de las chicas sentadas.

En eso me percato de la entrada de Amber al escenario, cosa en la que debido a mi trance no había reparado. No le presté mucha atención a su apariencia de modo que su pinta en principio me recordó un poco a los vestidos que usaban las vasallas de Azuka durante la fiesta cainita hace unos meses, (a una de las cuales le volé los sesos ahí mismo ante todos y sin motivo alguno, para seguir caminando felizmente) sólo que de un color distinto así que le dije con total naturalidad, y recuperando el acento de clase alta con el que había entrado a la habitación - Vasalla, serías tan amable de traerme una copa de sangre, ¿por favor? - le digo solícito, extendiendo mi mano hacia ella de la forma que uno toma las copas mientras me dejaba caer en el sofá como si estuviese en mi propia casa, pero con clase. Siempre con clase y todo eso.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Feb 04, 2013 1:09 pm

Ciertamente la situación no podía ser más surreal, se le antojaba una de aquellas viejas películas en blanco y negro con una serie de personajes bien pensados, cuyas personalidades bailaban en las escenas como si de un baile tragicómico se tratase, el sonido de las voces quedarían mudas mientras los parlamentos correrían de un lado a otro en negra tinta que los amparase. Había dejado de escuchar las voces, la situación ahora era más importante, por qué más que nada, de aquella noche, en ese salón, donde se habían reunido un grupo tan peculiar de personas.

Los observo a cada uno manteniéndose firme, su mirada de ojos grises siempre había sido más bien expresiva aunque en este preciso momento se había vuelto extrañamente inexpresiva, como si estuviera completamente vacía. La llegada de Amber se le había hecho aún más extraña, aquella niña de cabello rubios y sonrisa suave, limpia, tenia un alma muy pura como la del pequeño que crecía dentro de ella, era increíble, como el ser humano creyendo que un pequeño feto creciendo “sin” conciencia dentro de un vientre materno no era más que una alegoría a lo que sería más adelante. Lo único insondable en la vida, era justamente eso, la vida.

¿Por qué estás aquí? Se preguntó más a si misma que a la situación que presenciaba. Por qué aquella mujer, de largos cabellos blanquecinos e irradiante belleza la había llevado con ellos, evidentemente todo en esta vida tiene una respuesta, errada o no, a veces la mete se la crea por sí misma para engañarnos dulcemente. Pero Lilith no quería ser engañada, si siquiera por ella misma. Así que observo atenta cada movimiento, calculando ligeramente todo lo que veía, sentía y oía.

Así que aquella criatura era una cáliz de la sangre de aquella vampiresa, no un recipiente, aquel niño era importante para Evan, como el suyo propio lo era para su ama. Pero por qué razón.

“Vamos Lilith, no juguemos a las adivinanzas. Déjalo así” se dijo a si misma obligando a calmar su curiosidad innata. Entonces Amber se hizo la pregunta que Lilith ya se había pronunciado antes y espero con la misma interrogante y expectación a que fuera respondida, sin embargo, quien más podía llamar su atención en aquel momento era el vampiro, el único en esa habitación que le infundía reticencia y cierto temor, podría haberse dejado llevar por algo del pánico que sentía al percibir su aura, pero se controlaba bastante bien. ¿Cuánto le duraría aquello? Sus palabras eran tan desagradables que no pudo evitar hacer una mueca de aquel desagrado que sentía.

Malkavian era un ser oscuro, intrincado, con un aura que producía temor y no podía siquiera imaginar como seria indagar dentro de ella, estaba segura perdería la cordura si lo intentaba. E parecía que sus palabras eran un claro desafío para Evangeline y por un momento su propia alma se estremeció al imaginar un choque entre los dos, como Cronos el más terrible de los hijos de Gea, un mar de laberinticos deseos e ideas y Febe, quien llevaba el estandarte del conocimiento. Ambos enfrascados en la más dura de las batallas, aquello la hizo reír un momento, para quien la viera lo encontraría extraño, pero su mente viajaba a ahora a la representación de tantas potencias que no sabía por dónde comenzar. Se preguntó si esas representaciones serian correctamente aplicadas a aquellas personas.

De pronto su aura se había trastornado tanto que le vio con cierta tristeza.

-Es un cuadro… dantesco – murmuro sonriente sin quitar sus ojos encima de él, más allá del miedo que le producía, también una nueva sensación le embargada. Su curiosidad viajaba rápidamente, le habría gustado tener tiempo para indagar en él y conocer que era lo que le hacía parecer sacado de un cuento de terror. Como si fuese el mismísimo rey de los malos sueños en “Pesadilla en la calle Elm.”

Y no pudo evitar fruncir el entrecejo ante su actuar para con cada uno de ellos.

Se mantuvo en su posición para luego levantarse, tenía las piernas entumecidas de tanto estar sentada. Su prominente vientre resalto bajo el pijama, pero no le importo, tenía un aspecto algo orgulloso y altivo aunque aquello era característico en ella, Lilith también parecía sacada de un cuadro solariego, una embarazada de fines de siglo XVI enfundada en una camisola de tela suave y ligera. Se paseó alrededor mirando a los presentes para detenerse frente a la ventana, comenzaba asentirse inquieta debido al hambre y a algo en el ambiente, hasta que noto que se había vuelto un poco tenso.

-Señor Malkavian – dijo volteando – imagino que ha tenido un largo viaje hasta aquí y aunque los vampiros no se cansan, no le vendría mal cobrar un aspecto más humano, así se ve extremadamente hostil y travieso, como el Dios Loki, no sé si ha escuchado de él… nunca se sabía en qué momento cometería una travesura de la que luego le costaría salir…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Vie Feb 08, 2013 12:48 pm

La conexión forjada por la vampiresa con aquella humana tan inocente, tan pura y bella….era mucho mas fuerte de lo que muchos podían suponer y es que ahora la sangre de ella recorría las venas de aquella joven criatura y su hijo que sin duda la reconocía…los dos se reconocían, se apreciaban y se respetaban…además puede que haya algo mas entre ellos…algo diferente…algo que solo ellos tres podían sentir y era esa unión que aunque no se parece a “amo” y “vasallo”….era mucho mas…Tras el encuentro de ellos tres y Rowan…donde quedan atados los “destinos” de todos en un juego mucho mas peligroso….y mágico….de lo que los presentes, menos Azuka, podrían tan solo adivinar…La mirada azul, viajo por las delicadas líneas del rostro femenino dejando que se sienta mas segura…mas cómoda….ya que nadie la tocaría en su presencia…no lo permitiría….Además que la vampiresa deseba que Amber conozca a parte de su futura “familia” por así decir….Evan conocía bien quien era Lilith ya que las conversaciones constantes con Azuka…la habían revelado todo su potencial….todo su sabiduría…además de la experiencia….Y es que Lilith era parte de esta “familia” disfuncional de vampiros desde que Azuka la acogió…ella era un orgullo para su ama…y no solo para ella….y es que Evangeline…compartía no solo la mente de su amiga…sino que las dos…ponían los sentimientos, por así llamarlos….y los entendía y los compartían…por los seres que ambas tenían mas cerca….Había aprecio por esta humana…había aprecio por lo que ella era y lo que representaba…a parte de su poder….y ahora por el fruto de su amor con Seth…

La vampiresa observo como Amber mantenía su postura y supo responder en condiciones a Azuka y no solo a ella, sino a Malkavian, a quien la vampiresa de plateados cabellos ignoro por completo con su teatralidad y sus frases hechas, y es que tenia otros objetivos…y una vampiro con afán de protagonismo no era alguien de interés…al menos no hasta que ella consiga lo que desea….Evan ladeo la cabeza observando al vampiro que hacia sentirse “mal” a las espiritistas…y es que Tristán….se ponía a la defensiva….los ojos azules se posaron en Amber con deje de cariño y tranquilidad….para que no se sienta perturbada por la situación….y que el bebe pueda relajarse…no era momento de tanto ajetreo y menos para una criatura como ese ser….en el que corría la sangre oscura de ella…y la sangre mas limpia de Rowan….un ser de luces y sombras….una dualidad…muy parecida a la que portaba Lilith en su vientre…era curioso ver como dos mujeres deseaban hablarse…y como ninguna de las dos lo hacia por “miedo” y “respeto” a los que las rodeaban….

Con suavidad, Evan acogió la mano de Amber y la guió hacia la ventana donde Lilith se encontraba….mirando hacia fuera…su aspecto era curioso…porque a la vez aparentaba la fragilidad y la fuerza….no era inocente como Amber…pero si era como ella de “luminosa”…la combinación de ambas era algo interesante, algo que Evan quería ver…ver como interactúan…estudiarlas en ese ambiente donde las dos eran casi iguales y tan diferentes…donde las dos se hablaban y se miraban….para ella era como una obra de teatro improvisada….y que ansiaba ver sin que la molesten….

-Realmente estas aquí, por ella…quiero que se conozcan…ya que van a vivir muy cerca…y porque sois parte de esta “familia” y creo que ya era hora que las dos, tengan una “amiga” como vosotras….que como nosotras….somos vampiros….y aunque os hemos acogido con todo nuestro amor y bondad y os apreciamos…sabemos de la necesidad que poseéis de tener contacto entre mas humanos….y como las dos estáis embarazadas de un vampiro…he creído que seria bueno que se conozcan…..


Las palabras sonaron suaves y bastante tranquilas…ignorando de momento por completo a Demian…a quien volvería tras esta presentación necesaria…de la que Azuka ya sabia…y en la que las dos estaban mas q de acuerdo…ya que las dos mujeres podían sentirse a falta de esa humanidad que tanto las caracterizaba….y estar en la misma situación….embarazadas….hacia que este encuentro sea casi profético y nada casual….los ojos de la mujer brillaron….mientras se ponía a un lado de ambas…

-Lilith...es vasallo de Azuka….esta es Amber, la he recogido hace unos días en la zona cero…..y he conseguido que sobreviva….creo que vuestros casos son parecidos pero muy diferentes…ya que, a Lilith siempre se la cuido desde el primer día….y a pobre Amber….sin mi ayuda…creo que hubiera perecido….me alegra que no fuera así….

Comento con una suave y calida sonrisa a ambas….mientras se giraba para ver a Malkavian….sus ojos examinaron de nuevo al vampiro…realmente, era alguien peculiar…su proyección cambiaba todo el rato…no era de sorprender…notaba esa peculiaridad de una mente perturbada…cosa que la fascinaría…pero realmente esa presentación amenazadora…y esas formas tan curiosas…hacían que le vea como a un “niño” que solo reclama atención….y ciertamente ella no era una “madre”….así que tan solo dejo que Azuka se ocupe de este súbdito….Y es que revelar la verdadera naturaleza de quien era ella…y que hacia…de cómo era…y quien era su Sire…y como gracias a ella, se llego en parte a lo de los portales…todo esto debería de quedar en la mente de las dos vampiresas….sus ojos solo brillaron con las palabras que el hombre pronuncio…dirigiéndose a Amber….para corregirle….

-Esta humana, no es vasallo…y no tiene porque servirle nada…de hecho, ellas dos…ahora mismo no harán nada por vos…

Le replico con suavidad….mientras sus ojos recorrieron los cuadros…en las paredes…mientras otro apurado vasallo entraba con bandejas repletas de cosas….y es que Evan sabia que Azuka ya se había ocupado de ello, llamando a uno de los sirvientes para estas cosas….conocía el humor explosivo de Demian…asíque al parecer lo tenia ya claro y previsto…de hecho, solicito que fuera un hombre….cosa que hizo que la mujer sonría….al parecer el vampiro adoraba matar a las mujeres y profanar sus cuerpos después…que “lindo” sujeto…puede que si fuera en otras circunstancias y en otro ambiente…ella le dedicaría algo mas de tiempo y estudio…pero ahora mismo este vampiro…era alguien q podía molestar sus planes…cosa que no permitiría bajo ningún concepto….

La vampiresa no se tomo en serio nada de lo que dijo aquel, hombre…pero sin duda considero cada palabra de Azuka….su mirada volvió al vampiro ahí sentado y ya servido…mientras se sentaba en frente de el…con elegancia y mucho decoro....mientras aceptaba una copa de vino de aquel sirviente que les servia con tranquilidad…..

-Es un placer conformarme solo con su nombre….de todas formas no soy alguien importante…ni es algo primordial que sepa de vos….o vos de mi….

Comento, mientras sus ojos viajaron tranquilos por el aspecto de aquel hombre…hasta que una leve risa apareció en los labios de ella…al oír la replica quisquillosa de Lilith…sobre Loki….magnifico ser…de las leyendas nórdicas…hijo de Odín…dado a las travesuras….y ciertamente, este hombre tenia aspecto de un “dios travieso” con su báculo….y esas formas tan peculiares….pero tenia claro q de momento no deseaba conocerlo mas q de una forma superficial…hasta que lo que realmente, la importaba ahí….se lleve a su fin….miro de reojo a Azuka….esperando que como anfitriona de una conversación banal….mientras los tres ignoran a las dos humanas…..
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Dom Feb 10, 2013 5:19 am

La bella espiritista recién llegada la saludaba propiamente, al parecer el tiempo que llevaba habitando sus dominios habían rendido sus frutos en más de un sentido, pues sabía de la fuerte conexión que existía entre Evan y aquella espiritista, además de con la criatura que llevaba en su vientre, y es que a pesar de no ser una vasalla, esto sucedía, probablemente el lazo entre ellas iba más allá, siendo una amistad de mutuo aprecio y respeto… y Azuka lo sabía muy bien, pues compartía con Evan no solamente los pensamientos en aquella “unimente” de ambas, si no que los “sentimientos”, por llamarlos de alguna forma, también eran compartidos entre ambas… por lo que la líder de los cainitas también sentía cierto nivel “maternal” hacia aquella preciosa joven; no al mismo nivel que para con Lilith, pero ciertamente no permitiría que nadie la dañase… a ninguna de las dos, ni a las criaturas que gestaban en sus vientres…

Luego de haberse presentado apropiadamente, Amber preguntaba la razón por la cuál había sido requerida ahí… la vampiresa se daba cuenta a la perfección de que su reacción a ver a Malkavian no había sido la mejor, quien, aún antes de que Evan respondiese a Amber, hacía su pequeña declaratoria de disconformidad cuando Evan no le daba toda la importancia que él “merecía”, pidiendo luego ser servido por aquella rubia preciosa… a lo que Lilith respondió haciendo su observación sutil de que aquello parecía un cuadro dantesco; y ciertamente esa aseveración no podía estar mejor aplicada, pues lo intrincado de todo aquello daban forma de algo como eso.

Finalmente Evan hablaba a Amber, quien estaba quizá un tanto desconcertada por el motivo por el cual había llegado hasta aquel sitio, llevándola hasta donde Lilith se encontraba; pero la preciosa vampiresa de platinada cabellera le explicaba buscando su tranquilidad, que la razón de haber sido llamada era simplemente porque la necesidad humana de compañía cálida por parte de los suyos, era inminente para ambas espiritistas… máxime ahora que en sus vientres crecían dos preciosas criaturas, los cuerpos de aquellas humanas estaban plagados de toda clase de hormonas que hacían sus estados de ánimo un tanto inestables, por lo que un poco de empatía les sentaría de maravilla… y que mejor que consiguiéndola de otro ser que se encuentra en igualdad de condiciones que la propia; ambas en territorio cainita siendo cuidadas, ambas embarazadas de vampiros, ambas espiritistas… hasta el color del cabello compartían… las vampiresas consideraban que era bueno y saludable para ambas entablar una amistad…

Azuka simplemente observaba la escena aún sentada, brindándole una media sonrisa a Demian, quien había sido completamente ignorado por Evan cuando hacía su pequeño drama, hasta el momento en que le dejaba en claro que ellas no tenían por qué servirle; para la líder de los caínitas todo eso resultaba hilarante, pues sabía que su amiga no se dejaría intimidar, ni llevar por los comentarios del vampiro… y esto es probable que no le gustara a él; por su parte la vampiresa de cabellera azabache solamente disfrutaría de todo aquello; las obras privadas, realizadas de forma improvista siempre eran de sumo placer para ella.

Finalmente escuchaba como Lilith hacía un comentario a Demian, buscando que el mismo se calmase probablemente… aunque con lo inestable de este vampiro, quizá y esto le hiciese enfadar aún más, pues estaba una humana “recomendándole” lo que debería de hacer, algo nada aceptable para alguien como él… pero a saber, quizá tomase otra postura ante tal comentario de la preciada vasalla de Azuka. La vampiresa observaba a las espiritistas con el rabillo del ojo, pero les dejaría hablar a solas, mientras que los tres vampiros se cruzaban algunas palabras.

-Ellas son especiales para nosotras y el clan Demian…

Le decía mientras que el vasallo que había mandado a llamar mentalmente hacía momentos atrás entraba a lo que le daba, pero tratando de mantener una postura de sumo respeto, dejando una bandeja sobre una mesa cercana, para disponerse a servir algo de vino en unas copas… aunque también traía un poco de sangre para las espiritistas, quienes debían de alimentar a las criaturas de sus vientres apropiadamente, para que a la hora del parto el riesgo de que sus vidas finiquitaran fuese menor.



Finalmente el mayordomo se acercó a cada uno de los ahí presentes, para servirles lo que requiriesen.



-Y bien querido… es una visita social, o hay algún motivo de trasfondo con tu presencia?...

Le cuestionó al vampiro, mirándolo directamente, mientras tomaba una copa de vino que le servía Sebastián, aquel vasallo…
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 1:19 pm

Off: esperamos o avanzamos?
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 1:33 pm

off: Creo que deberíamos avanzar, que Demian entre cuando pueda o avise si se retirara de este tema.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 1:35 pm

Off: Perfecto, damos tiempo esta semana? Y sino, avanza al que le toque.....
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 1:38 pm

Off: Oki, me parece bien :3 si no aparece creo que seguiria Amber y luego yo xd
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Invitado el Lun Mar 11, 2013 1:40 pm

Off: avisaré a los que toca y a ver si avanzamos :3
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Reflejos silenciosos [Evangeline - Azuka - Libre cainita]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.