Sipnosis
Memento Mori
Tras el festival

Fue un mes de locura, el que transcurrió luego del Festival de Invierno, luego de los cepelios de las víctimas, el poder quedó en las manos del Gobernador, Everett Goodweatherm tendría el control total sobre la ciudad, pero Azuka había logrado parte de su objetivo: Los rumores de que el gobierno de Washington ya no estaba tan convencido de compartir el poder con los vampiros; la situación se estaba saliendo de manos, y los cainitas y garras rojas parecían estar ganando la partida. Pero ninguno de los artífices de la destrucción, pensaron que los berkeser se volverían un problema para todos, porque los vampiros que no fueron asesinado por ellos, se transformaron en berkeser, que se han transformado en una manada que deambula por las alcantarillas atacando a quien se les enfrente o quien esté en su menú del día.

Humanos y Vampiros ya no tenían una alianza tan sólida como antes, y las desconfianzas estaban surgiendo.

Mientras que en medio quedaban los licanos, o por lo menos, parte de ellos, Fenrir y Fianna, pero quien padeció la peor parte fueron los Fenrir que en el atentado perdieron a su líder, del que jamás encontraron el cuerpo. Quedaría en manos del nuevo líder de los Fenrir y de Gissiel Earhart, determinar el destino de su clan y tradiciones, pero entre los licanos, se sabía la atrocidad cometida por las Garras Rojas, comandados por Arthur Redclaw, que se habían vuelto muy fuertes.

Por su parte, los rebeldes, el pequeño grupo de disidentes ya no parecían estar tan solos en su lucha, el gobierno de Washington los contactaría extra oficialmente para conseguir sus fines: controlar la ciudad, de una o de otra manera. Etienne LeBlanc, tendría que decidir..

On Line
*
Meses
OUTLINE
Memento Mori
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Derechos de Autor
Licencia Creative Commons

Memento Mori por Andrea, Nazaret y Melisa se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en Memento Mori.

Licencia Creative Commons

diseño, códigos y tablas por Faeledhel se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.
Permisos que vayan más allá de lo cubierto por esta licencia pueden encontrarse en perfil:Faeledhel.

Una mano o la tumba.

Ir abajo

Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Miér Oct 31, 2012 4:52 pm

Hospital militar principal, la misma noche del festival de los cerezos a las 2 AM.

Tras la evacuación holliwoodense en helicóptero, escapando de las bestias, habíamos llevado a las espiritistas y a los sobrevivientes al hospital militar que más adelante se convertiría en el principal centro médico de la ciudadela humana. Tras recibir la atención médica necesaria, debería resolver la situación que más complejidad representaba: el destino de las espiritistas. No podíamos darnos el lujo de permitirles andar por la calle felizmente bailando, para que sean capturadas nuevamente y utilizadas para crear un nuevo portal, pero estaba consciente de posiblemente serían de más utilidad como aliadas que como un cuerpo dentro de un saco de cadáveres. Había que llegar a un acuerdo. Para ello me dirigía a la habitación que habíamos destinado para la señorita Dafnée. Se encontraba bajo vigilancia constante pero "sutil". Un par de guardias fuera de la puerta, un médico militar al interior del cuarto y por la ventana de ese tercer piso podía verse el cordón de seguridad que se había formado alrededor de la edificación.

Entré a la habitación y cerré la puerta tras de mí. Mi vestimenta tenía algunas quemaduras a la altura de las piernas, que me había llevado antes de subir a la escalera colgante de Zephyr al ser casi alcanzado por una llamarada de un demonio. Estuvo bastante cerca, ya que de haberme dado de lleno no había manera en que hubiera podido sobrevivir. No tendría como apagar las llamas desde la posición en que me encontraba, ya que rodar por el suelo no era opción. Mi señor me había dado otra oportunidad para vivir, una nueva oportunidad para tomar mis armas y servirle, y no la desperdiciaría. Me acerqué a saludarle con toda la serenidad y formalidad que pude presentar, cosa complicada debido a la tensión sufrida las últimas horas, pese a las cuales había logrado mantener la cabeza fría y una actitud calma, al menos en mi tono de voz y gestos corporales, ya que mi rostro nadie lo veía. Me dispuse a estrechar su mano y comencé diciendo - Me temo que debido al ajetreo no hemos tenido oportunidad de presentarnos. Mayor Rogers, de las S.A.S -. Mi acento era evidentemente británico. Me quedé en silencio a la espera de una respuesta, antes de abordar el tema que nos convocaba.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 01, 2012 4:27 am

Desde que había subido al helicóptero y fuera trasladada a este hospital recientemente luego del infierno ocurrido en el Central Park o lo que fuera quedado de ese lugar, había perdido contacto con todos afuera. Pero aún en el trayecto del viaje pude observar que habían logrado rescatar y evacuar a muchos humanos a la zona, cosa que sentí alegría por esas vidas inocentes que no tenían la culpa de ser victimas de una muerte inoportuna.

Las cuatro paredes de la habitación, como algo común en un cuarto de hospital, su color blanco y junto conmigo en el interior de la habitación un médico que estuvo comprobando signos vitales en mi u cualquier lastimadura que haya tenido producto de ese caos. Cosa que no sucedió gracias a la protección y suerte en el rescate que me propiciaron para entonces. Tarde o temprano terminaría por descubrir que no era una simple humana más, como a simple vista aparentaba. Algo que probablemente en el pasado hubiera evitado a cualquier costo que se supiera mi condición frente a un humano. Por otro lado el individuo no abandonó la habitación en ningún momento.

No era de extrañarme que me mantuvieran bajo constante vigilancia desde la puerta de la habitación, como si fuera algún valioso objeto u alguien peligroso que atente contra la seguridad de los demás. Tal vez y no se equivoquen pero podrían representar más amenaza si me mantenían aislada por mucho tiempo si no fuera porque aún prevalecía mi lado depredador.

Sabía perfectamente que, conociendo como son los militares ellos jamás dejarían pasar un hecho como lo ocurrido y sobre todo jamás dejarían escapar algo a lo que le hayan puesto un ojo, sobre todo porque vieron lo que yo había hecho junto con la otra espiritista. Algo que para entonces jamás pensé que lo iba hacer. Era como si una parte dormida en mí en esos momentos de desesperación hayan despertado en un evento oportuno como si fuera parte de algún designio. Pero Norah no volvió aparecer como siempre lo hacia antes, al contrario su presencia se reemplazaba por una pequeña ánima que estaba sentada a mi lado, susurrando algo que apenas podía entender, su sonrisa se extendía a ambos lados de su rostro.

Traté de ignorar su presencia para concentrarme en mis pensamientos, aunque esa mirada fija no se apartaba de mis ojos. Para estas alturas los militares ya debían conocer lo que representábamos y si me mantenían en esta habitación es porque en cualquier momento por esa puerta iban hacer anuncio de su presencia con alguna serie de preguntas y ¿quien sabes propuestas? o algo peor. No había que fiarse de ellos cuando de la seguridad del mundo se tratara, aunque llegaran a los extremos.

Alargué un poco el brazo a mi derecha mientras aún seguía sentada en la cama, para tomar un poco más de agua, que para entonces, la puerta se abrió de repente y en el entraba el mismo soldado que había subido junto a mi, en aquel helicóptero. No podía dudar, sus atuendos deteriorados, sobre todo en parte baja de su cuerpo, su voz al presentarse, el indiscutible acento británico.

Deposité el vaso en la mesita a mi derecha y me erguí de la cama sin dudarlo, para responder a tan formal y educado saludo.

- Dafnée Domine, mayor Rogers- dije tras de él estrechando su mano ligeramente para luego apartarla y colocarla a mi costado. Sin apartar la vista de su casco militarizado. Parecía se de aquellos soldados que eran fieles a reglas extrañas, donde no se mostraba ante cualquiera. Pero las últimas palabras llamaron mi atención. Debían ser parte de su organización - Si está aquí, debe ser porque va a explicarme ciertas preguntas que otra persona en mi lugar las haría.- dijo amablemente y mostrando interés en lo que vaya a decir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Vie Nov 02, 2012 3:55 pm

En cuanto la joven me devolvió el saludo, le hice una señal al otro soldado para que se retire. Se despidió de mí con el tradicional saludo militar de la mano en la frente, cuyos orígenes se creían en la antigua muestra de respeto y ausencia de temor que los caballeros medievales se expresaban con el gesto de alzar la celada del yelmo para mirarse a los ojos antes de iniciar la contienda. El hombre salió de la habitación como se le había ordenado y cerró la puerta tras de sí. Los de fuera tenían orden de no dejar pasar a nadie, a menos que fuese un superior o alguno de los integrantes de mi equipo personal, quienes habían luchado a mi lado durante la catástrofe. Me mantuve en silencio un par de segundos, asintiendo con la cabeza ante la observación de la chica mientras meditaba sobre la forma en que debería abordar el tema. Era lógico que para ella eran evidentes los motivos por los que tenía cierta importancia para nosotros, así que supuse que una explicación extensiva y detallada sería innecesaria.

- En efecto, mis superiores y yo sabemos que gente con... - comencé diciendo, aunque hice una pausa de apenas un instante, para hallar una palabra adecuada para calificar lo que hacían las espiritistas - ... habilidades similares a las tuyas estuvieron envueltas directamente en lo que pasó ésta noche. Creo que no necesito explicarte los alcances a corto y largo plazo de lo que ha pasado. - En verdad deseaba no tener que hacerlo, ya que el conteo de víctimas fatales aumentaba conforme pasaban las horas, y eso sin contar los desaparecidos y daños materiales. Los servicios médicos y de rescate estaban trabajando a full capacidad para salvar cuantas vidas fueran posibles, mientras que los servicios de inteligencia analizaban las grabaciones para reunir información sobre las nuevas bestias sobrenaturales que habían llenado nuestros radares. Ésta sería posiblemente la peor tragedia vivida por la ciudad en los últimos años, después del winter festival y el paso del huracán Sandy.

- Entenderás que, tras lo que hemos visto, no podemos permitirnos correr el riesgo de que se abra otro portal. U otros. - Me detuve un segundo para oír sus apreciaciones y ver si tenía algo que acotar, antes de continuar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 03, 2012 2:59 pm

La retirada de aquel médico haciendo un gesto de despedida militar me confirmaba que el tema abordar iba hacer de carácter privado, por lo que rápidamente terminé de incorporarme de la cama . El soldado delante de mi con su postura militar comenzó a hablar pero al momento de referirse a mis dones especiales parecía dificultarse le encontrar un nombre adecuado a nosotras.
Le observé con los ojos entrecerrados mientras seguía hablando, algo que generalmente ya sabía. Por lo que luego añadí mientras me levantaba de la cama para estar casi a la altura del soldado.

-No tiene que explicar lo que sucedió, se exactamente como usted lo acaba de decir.- respondí tras sus últimas palabras añadí, llevando un dedo indice a mis labios perdiendo la mirada en la nada por unos segundos. - Entonces ¿creen que reteniendome en esta habitación no habrá la posibilidad de que se habrán más portales? .- le regresé la mirada aún a pesar de que llevaba su casco militar intenté atravesar una mirada fija en él por unos instantes. Retiré el dedo indice de mis labios, para llevar mi mano a mis costados, las pulseras que colgaban de mis muñecas tiritaban, apenas y me había percatado que mis ropas estaban algo sucias y rasgadas. Mi aspecto tampoco estaba tan presentable para entonces pero no era el momento para ponerme a pensar en ello.

Comencé a caminar alrededor de él sin dejar de escudriñarlo con la mirada.

- Ustedes los militares nos ven como un peligro, puedo palparlo en sus palabras... pero sepa bien que... no hay solo una espiritista , hay muchos dispersos y tan desorientados que tal vez en estos momentos, uno de ellos ya sea parte de algún evento macabro por surgir. .- terminé de rodearlo para ponerme frente a él. Las últimas palabras que había dicho parecieran que fuera una predicción a futuro. -Además creo que es de mala educación hablarme sin haberse quitado el casco, soldado .

La pequeña anima que estaba minutos atrás en la cama, se levantó caminando hacia el soldado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 03, 2012 7:58 pm

Guardé silencio ante la pregunta que me planteó tras levantarse de la cama donde había estado sentada, quedando ante mí (off: por cierto, daf mide 1.67 y ghost 1.90 XD maso una cabeza de diferencia). Claro, la falta de palabras no debía confundirse con la ausencia posibles respuestas. Supuse que era más bien una pregunta retórica ya que esperaba no me considerara tan iluso. De hecho la idea que me presentaba era la que ya me había pasado por la mente, y el motivo por lo que no había sido ejecutada o dejada a su suerte durante el bombardeo. Prosiguió haciendo algunas otras observaciones acertadas, y que confirmaban mis temores, y los de mis superiores. Era consciente de que no era la única espiritista. Inclusive, una de ellas trabajaba junto a mí (Venerys), e incluso había formado parte del equipo que personalmente me había acompañado al frente de batalla esa noche. Claro, su cuidado estaba bajo mi directa responsabilidad.

Finalmente concluyó sus palabras con algo que más de alguna vez había oído, de una forma u otra. - Don't need to. - comencé diciendo, casi en un murmullo. Claro, supuse que por "casco" se refería a mi máscara o balaclava. - Créame mi lady que puede saber más de mi al observar ésta máscara, que con conocer mi mismo rostro. - respondí con un tono casi críptico, pero sin dramatizar demasiado el asunto. La idea de la máscara no tenía ninguna intención de ocultar mi identidad, ni de esconder mi cara o mis expresiones. Sus fines eran más que nada filosóficos, aunque tenía sus aplicaciones prácticas cuando me encontraba en "servicio".

- Respecto a las demás espiritistas... es precisamente eso lo que nos preocupa. Es difícil, sino imposible, encontrar una manera de acabar de raíz con todas las amenazas. Estadísticamente, el margen de error es demasiado amplio. - comencé a hablar volviendo al tono casi formal con que había iniciado, sin cambiar mi postura, manteniendo mi mano acomodada sobre el colgador de mi ACR y la otra sujeta a mi cinturón. Recordé la conversación que tuve con Dimitri y Raven antes de acordar intentar dialogar con las espiritistas.

La fraternidad de Raven, los Black Skull, tenían por prioridad evitar que cosas así sucedieran y su "política" veía como una opción totalmente válida la de matar a los espiritistas antes de que caigan en manos equivocadas. No me molestaba y de hecho me parecía bastante razonable. Por desgracia esa noche había quedado en evidencia que en adelante no sería suficiente. - Está claro que por su naturaleza, como dices, son altamente peligrosas. Si priorizamos la seguridad nacional antes que las implicancias morales, nuestras primeras opciones son la reclusión o la ejecución. Pero, por un lado, los costos por mantener con vida y vigilados a todos los espiritistas del país serían muy altos y, por otro lado y por las razones que ya dijiste, nadie quiere iniciar una cacería de brujas cuyos resultados no estén remotamente garantizados. -

Mientras decía lo último, me quité los lentes de sol lentamente, dejando al descubierto entre una tez caucásica entre el negro de la balaclava, unos ojos celestes muy claros y unas cejas que delataban el rubio de mi cabello. Habíamos visto durante el enfrentamiento que las espiritistas presentes habían actuado para detener la masacre, en lugar de echarle más carbón al fuego. Por esos motivos barajamos la posibilidad de perdonarles la vida a cambio de un pequeño pacto. Por desgracia, una de ellas (lilith) había optado por fugarse junto a un vampiro. No tendría precio a su cabeza como una vil fugitiva, pero sí tenía una especie de orden de aprehensión, si llegaba a ser vista por algún oficial o uniformado. - Nuestro objetivo, como ya dije, es evitar que éstos portales se abran. Pero si no podemos logar ésto, a lo menos deberíamos estar preparados para cerrarlos cuando surjan. Y sabemos que tu sabes como hacer eso. Lo vimos. Es por eso que vengo a ofrecerte un pequeño trato. - Guardé silencio por unos segundos, a la espera de alguna otra apreciación suya.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Dom Nov 04, 2012 11:08 am

El susurro en otro idioma no pasó desapercibido para mí y ante ello añadió algo que tal vez tendría convicción, aunque también podría descubrirlo si me proponía a tocar su mano. Pero no me interesaba indagar en su futuro ni el pasado de su vida .Sin embargo había creído conveniente que un dialogo de esta categoría tendría que ser propiamente sin mascaras que oculten nuestros rostros de por medio.


Arqueé las cejas sin dejar de mirarlo estaba consiente de la enorme arma que sujetaba pero eso no tenía porqué asustarme. Atentamente escuché su preocupación, ante la existencia de más espiritistas, era de esperarse que los militares llegaran a cosas extremas si la seguridad de las personas estaba de por medio ya lo había pensado con anterioridad, pero más bien aquello me parecía que se preocupaban más no tener que sacrificar a más de sus hombres que por la vida de los ciudadanos. Pero si veía su percepción, era lógico, nadie más quería morir por las consecuencias que crearon y que podrían crear otros seres con malas intenciones a futuro.


Le di la espalda por unos momentos, tomando una inspiración profunda, escuchar las palabras reclutar y la más devastadora, aniquilarnos como si fuéramos unos viles criminales. No me sorprendieron en lo más mínimo. Era de esperarse viniendo de ellos. Me volteé rápidamente para sorprenderme como sus lentes oscuros habían abandonado su lugar, mostrando ante sí una potente mirada celeste, dejándome perturbada por unos segundos antes de siquiera poder agregar algo por lo que él siguió hablando. Aquello no me lo esperaba dado que minutos atrás le pareció innecesario ese hecho, pero entonces ante sus últimas palabras comencé a entender que había una verdadera sinceridad y que él sabia tanto como yo que aquella opción de querer exterminarnos no era una verdadera salida.

¿Acaso había escuchado bien?... ¿Quería hacer un trato conmigo?


-De hecho no tiene que vernos como un peligro, somos tan victimas, como los demás humanos y tal como dice no creo que matando a todas las espiritista se pueda hallar una solución, tenga en cuenta que… de cada 10 humanos que mueren, otros diez nacen y uno de ellos puede ser otro espiritista, así que esa en definitiva no es la solución, entienda que también son humanos y tienen derechos como usted y yo... – hice una pausa apartando la mirada por unos instantes – Me honra que haya tenido la cortesía de mostrar una parte de su rostro, estoy segura que no es algo que lo haga a menudo y tampoco que le agrade pero a la gravedad del asunto lo ha tomado hacerlo . – pasé saliva despacio para luego añadir – Tal vez , usted crea que eso de cerrar portales, sea algo que yo haga por conocimiento, le aseguro que tanto para usted como para mí fue inesperado, en ese instante yo volví a nacer, un lado que en mí dormía despertó, quizás esto no sea de interés suyo, pero intento hacerle notar que nada es lo que parece ser a simple vista, no estaba planificado tampoco .- llevé una mano hacia mi frente para frotar con mis dedos la misma por unos instantes mientras inclinaba mi rostro.

- En cuanto a un trato se refiere… está dando por hecho de que a usted tampoco le agradaría la idea de que se mataran a las espiritistas, sin considerar que no somos objetos.- alejé la mano de mis rostro para regresar la mirada hacia él.- ¿Cuál sería el pequeño trato a ofrecerme? Mayor Rogers y dígame cuales son las condiciones en un dado caso no quiera aceptarlo.- le miré con el mentón elevado esperando su respuesta.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Lun Nov 05, 2012 5:54 pm

Si bien la relación tasa de mortalidad/tasa de natalidad que describió no era muy exacta, el mensaje se entendía claramente, y también era un factor que habíamos tenido en cuenta. Escuché atento la forma en que describía la manera en que se cerraban los portales, casi como si fuese un acto del subconsciente. Una desconocida identidad sepultada a la espera de ser necesitada. Me pregunté cuales serían los requisitos que había que llenar para lograr invocar este poder que, según ella, desconocía como usar a consciencia. Tal vez era simplemente el hecho de encontrarse ante un portal, o tal vez era una mezcla de ésto y una serie de sentimientos que recorran su ser en ése momento. Tal vez el miedo, tal vez valor, o ira, o quizás una genuina preocupación. Todo era teorías.

Acertaba al decir que mostrar parte de mi rostro no era algo que hiciera a menudo, pero estaba dispuesto a hacer ciertas excepciones cuando veía la necesidad. Principalmente en ocasiones donde necesite urgentemente ganar la confianza de alguien, como de la de los Red Skull. Llegando al final de sus palabras, mencionó algo que debería ser importante, pero que sin embargo yo sabía que en éste contexto no tenía gran relevancia. Mi opinión, o el hecho de que algo fuese o no a agradarme. - Antes de presentar la propuesta quiero recordarle algunos puntos. Y discúlpeme si sueno muy duro o tal vez muy frío, pero así es como las cosas lucen en éste momento. - comencé algunos segundos después de que ella deje de hablar, con tono un tanto meditativo, acompañando las palabras haciendo un par de ademanes con la mano que sostenía las gafas aún abiertas. - Haya una o muchas de ustedes, cada espiritista de la que sepamos será considerada una amenaza de alto nivel, y deberemos proceder en pro de la seguridad nacional, en primera instancia intentando llegar a acuerdo con ellas, tal como intentamos ahora con usted. En caso que rechacen o traicionen el pacto, pues, una bala es mucho menos costosa que una vida de vigilancia. - Todo era básicamente un resumen de lo que habíamos ya estado hablando, pero lo importante que quería destacar era lo que diría a continuación, a la vez en respuesta a su pregunta sobre las condiciones en caso de que se niegue a cooperar.

Hice una ligera pausa y me señalé a mi mismo con la mano que hacía los ademanes antes de agregar en un tono más bajo e intentando marcar cada palabra de forma que transmita la seriedad de lo que diría. - En todo ese proceso, y en cada uno de los casos, lo que a mi me agrade es completamente irrelevante. Haré lo que pueda y deba hacer. - Era parte de la labor de un soldado, no podía cuestionar la orden. No podía darme el lujo de apelar a mi humanidad cuando la vida de miles estaba en mis manos. A todos se les daría la oportunidad de vivir y cooperar si se les consideraba como no hostiles, pero en caso contrario sólo podía acatar mis órdenes.

En sí, ella era la segunda espiritista con quien intentaba dialogar para no verme en la obligación de recurrir a la ejecución. La primera fue Venerys, quien ahora era como una aprendiz para mí. La siguiente sería Temperance, pero el estado en que se encontraba me imposibilitaba de cruzar palabras con ella. A causa de eso y por la urgencia de la situación es que contacté a Pietyr Von Abel, quien debería estar llegando en mas o menos una hora al punto de reunión. Proseguí, para ya llegar al tema principal. - La propuesta es simple. Si te necesitamos, deberás estar disponible. Te contactaremos de una u otra forma, pero para ello necesitamos que no abandones la ciudad - quien diría que ésta parte del discurso sería innecesaria, ya que no pasaría mucho antes de que las demás ciudades comenzasen a caer una a una. - A cambio de ésto, bueno, no nos obligarás a atentar contra tus derechos y podrás recurrir a nosotros, y específicamente a mí para lo que sea necesites. - Si bien eso último no estaba en mí asignarlo, consideré prudente mencionarlo. Al final, ella sería mi responsabilidad de aceptar el trato, por lo que yo debería responder a mis superiores por ella, de modo que prefería que si algo le ocurría o se encontrase con algo de cuidado, sea yo el primero en enterarme.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Mar Nov 06, 2012 4:09 am

Sonreí con ironía ante la fácil solución que le encontraba deshacerse de lo que él consideraba amenaza, aunque algo de lo que decía tenía razón, sobre cumplir los procesos como él le llamaba, que más bien se refería a cumplir ordenes de su superiores u organización involucrados en la seguridad nacional de los ciudadanos a cualquier costo.

Si algo tenía claro es que yo jamás dudaba al actuar y mucho menos cuando me veía amenazada. Pero otra de las cosas es que no soportaba la idea de que contradigan mis opiniones, pero ya me estaba cansando de insistir en defender algo que en realidad no sabía si el resto lo merecía, aunque las únicas que consideraba de importancia y respeto eran Lilith y la misma Temperance. Pero era estúpido intentar meter en la cabeza fría de los militares algo, dado que nunca se pondrían en nuestros zapatos.

Ante el alego de su propuesta esperada que más que la diga ya la imaginaba tal cual, no pude evitar saborear la satisfacción de que mi vida no corría peligro, solo bastaba decir una palabra y sea cual sea , el destino siga su curso. Le dí la espalda, caminando hacia la mesita donde se encontraba el vaso de cristal, me serví otro poco de agua para luego voltearme ante él, mientras elevaba el vaso, vaciando hasta el último líquido de agua. Pasé la lengua con rapidez por mis labios ante la frescura del líquido y lo miré fijamente.

- De modo que quiere mi ayuda, pero si me niego tendré la muerte, interesante propuesta - le sonreí levemente- Mayor Rogers, ¿Qué haría usted en mi lugar? le parecería justo que dispongan de su vida, de su libertad.- enarqué la ceja ─ Sabe, he llevado una vida de gitana desde que tengo uso de razón, por lo que no es mi naturaleza estar atada a un solo lugar. No tengo la intención de quedarme estancada en un solo sitio y más aún en las circunstancias que nos encontramos, busco mi seguridad y si usted me la proporciona créame que me tendrá de su lado, pero si tienen ocultas intenciones conmigo, le aseguro que seré la primera en enterarme ante siquiera pudieran llegar a tocarme.- hice una pausa, para abandonar el vaso en la mesita y volver a ponerme enfrente del soldado

Tampoco es que voy hacer algo ilícito al aceptar su pacto, al contrario, si en mi manos está ayudar a evitar otra devastación de ese tipo, lo haré. De eso no le quede la menor duda. Porque aún a pesar de todo, mi lado humano prevalece y si esta última palabra le despierta interés alguno, seguramente en su mente se estarán formando una idea de lo soy, si es que aún no se ha dado cuenta - le miré con seriedad esperando ver sus reacciones.




avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Mar Nov 06, 2012 5:36 pm

Esbocé una sonrisa bajo la máscara al momento que me preguntaba que era lo que yo haría. Ciertamente era una pregunta que difícilmente podría responder por mis medios, ya que nuestras posiciones, caracteres y estilos de vida eran tan distantes que decir que me podía poner en su lugar con todo lo que ésto implicaba sería una vil mentira. De todas formas, era cierto que no tenía muchas opciones. Básicamente se le pedía que priorice entre su vida o su libertad, pero no había mucho que se pudiera hacer.

Ya le había dicho que éstas eran las opciones que teníamos si prescindiéramos de las implicancias morales en pro de la seguridad nacional, y que mi opinión era completamente irrelevante así que dejé pasar la pregunta para escuchar sus siguientes puntos donde mostraba cierta rudeza que no veía todos los días. No cualquiera se le planta a un tipo de 1.90 m de alto, con máscara de calavera y una imponente arma en las manos quien tiene en manos su vida o su muerte. No es que me interesara que rogara por su vida patéticamente, en tal caso en lugar de venir personalmente, hubiera entrado con un escuadrón armado quienes la apuntarían en todo momento mientras charlábamos.

Me llamó la atención el momento en que señaló que su lado humano prevalecía. Pasé teorías rápidamente por mi mente. Hace ya un rato había señalado que las espiritistas eran como cualquier humano, así que supuse que su referencia iba por otro lado. Las posibilidades eran bastante limitadas. Era lógico que no era licana ni vampira pura, o sino la sola cercanía con la plata que había integrada en partes de mi uniforme, o la cruz que colgaba de mi cuello oculta bajo la ropa que cubría mi torax le habría causado un fuerte rechazo. Ahora mi pregunta era... ¿porque me lo decía? Los motivos que la llevaran a contarme eso eran más preocupantes que su misma raza, sea cual fuese. Había acabado con grupos de vampiros y de licanos sin ayuda, para eso había sido entrenado desde mi niñez y a causa de eso había perdido a mi familia. Para eso vivía y seguro que por eso moriría.

La expresión de mis ojos se mantuvo rígida y fija en los suyos. No tenía intenciones de dilatar ése asunto en éste momento, ya tendría oportunidad de aclarar esos puntos en otra oportunidad si aceptaba la propuesta. Podríamos compartir muchos picnics y paseos por las plazas para conversar cosas con más profundidad, pero lo que ahora necesitaba era una respuesta clara. - Esperemos que tu lado humano prevalezca como dices, porque tendrás tu libertad, tu seguridad será directa responsabilidad mía, y a la vez tendrás en tus manos la obligación ayudar a evitar otro desastre como éste. - respondí casi concluyente, pasando por alto cualquier cosa que extendiera el tema más de lo necesario - Entonces, ¿es un sí o un no? -
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 08, 2012 4:34 am

Su mirada celeste fija en mis ojos, sin parpadear en ningún momento reflejaban tensión. ¿Qué estaba pasando por su cabeza en esos momentos? deseaba ser capaz de leer la mente, pero eso seria más agobiante que ver el mismo destino de una persona.

Su respuesta me daba a entender que no quería entrar en más detalles sobre la duda que pude haber inculcado en él o tal vez no tenía los ánimos para extender más la plática ahora, dado que en estos momentos, tendría otras cosas más importantes que hacer, seguramente algunos de las personas evacuadas y enfermos que llegaran a este hospital necesitaban de su cooperación para mantener en orden y la calma de los que habían sido rescatados, después de lo ocurrido hace unas horas. Pero estaba segura que esta no era la última plática que íbamos a tener si le daba mi aprobación en cuanto apoyo.

Preferí no abordarlo más con la duda que haya despertado en su interior, pero sabía que tarde o temprano, mi debilidad saldría a reclamar lo que tanto me tortura y me duele hacer...

-Me siento agradecida de no sentirme atada a un solo lugar, Mayor. Creo haberle dicho anteriormente que lo apoyaré- le miré al instante sin vacilar en mis palabras a continuación, - Confiaré en usted, como usted y el resto de su grupo de la S.A.S. lo hará en mí.

La pequeña anima que estuvo de pie cerca del soldado, comenzaba a alejarse de él para salir traspasando la puerta como si hubiera presenciado algo importante que no deseaba perder de vista.

-La obligación es lo de menos, porque no me sentiré obligada hacerlo, al contraria voy hacerlo porque quiero aportar en algo, será tanta responsabilidad mía de ayudarlo como responsabilidad suya velar mi seguridad.- mis palabras fueron seguras.- Otra cosa que quiero entender bien, con mi libertad quiere decir que ¿ podre salir de este lugar cuando necesite hacerlo?- ante que fuera a responder ante la pause que hice añadí - afuera hay algo que me pertenece y debo recuperar - le miré sin parpadear , aquello era verdad. Además del medallon que se encontraba en poder de otras manos, por muy tonto que pareciera, tenía una mascota que consideraba parte de mi familia.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Jue Nov 08, 2012 6:17 am

Por arreglar asuntos con la base principal en Inglaterra, dar reportes y saber su estado actual, que por suerte estaba un poco mejor que nosotros, por esos motivos no estaba presente en aquella reunión pero para mi suerte, dejamos canales abiertos de comunicación, lineas privadas para poder escuchar el trato que hacia Ghost con esta chica, si bien al final estaba optando por cooperar, eso ultimo de salir de la ciudad no me parecía muy bien, apresure mi paso, abrí la puerta con mucho cuidado de no hacer ruido, era bueno en eso de no hacer ruido y por el corpulento cuerpo de ghost ella no podría ver mi entrada, camine lo mas silencioso posible pero aun lo mas normal hasta llegar a donde ellos, no sin antes hablar por el comunicador con ghost

(Off: mi pj trae su traje de la misión aun, negro completamente con el escudo de Black skull en todo el pecho, ahora iba sin ninguna clase de arma pero si con una mascara negra y con detalles en rojo y dorado en forma de kitzune)

Preferiría que no existiera esa libertad de salir de la ciudad, pero en esta ciudad no tengo tanto poder político y militar como para dar ordenes, pero algo si puedo hacer al respecto y me gustaria tomaran seria mi propuesta

-hizo un saludo con la mano a ambos-

Si ella sale, debe salir mínimo con un black skull con ella...o uno similar, ya estoy pensando al respecto (aquí se supone aun no creo a los templarios XD pero esta en idea)

Hizo una reverencia mas al estilo caballero ingles para la dama

Perdonen si me uno a esta cálida y amena charla, pero este es un tema de suma importancia para mi, soy Black de la antigua familia cazadora de los Black Skull, mi misión y papel es que ustedes, espiritistas, no caigan en manos equivocadas y por lo tanto, si acepta el trato, no solo contara con la protección del Mayor Roger, también con los black skull

Off: Antes de que entre mi pj, roger tiene una transmisión por intercomunicador, el siguiente: "Roger, no continues con el traro, necesito dar mis puntos, ahora, con seriedad dime...¿esta buena?...olvidalo lo confirmo yo, voy a entrar" Mensaje que tuve que modificar pues aun no pasa por todo el mundo lo de los portales :3
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Mar Dic 11, 2012 11:34 am

(off: bien, perdón por la demora pero aquí estoy xDD)

La conversación iba llevando a que la joven estaba dispuesta a cooperar, pero claro, aún faltaba discutir los términos con mayor prolijidad. No sabía en que medida podía estar disponible durante los días siguientes para protegerla. Mi presencia seguro sería requerida en más de un lugar al mismo tiempo, ya que el gobierno definitivamente debería tomar medidas en contra de las criaturas sobrenaturales. Más que con el Winter Festival. Seguro debería mover mi militarizado trasero por toda la ciudad acribillando cainitas, por lo que debería pensar en alguien que la cuide en mi ausencia, y durante las salidas que ella espera realizar. Una labor de éste calibre no se la dejaría a cualquier persona.

En eso estaba pensando cuando por el intercomunicador en mi oreja suena la voz de una de las pocas personas a quienes podría darle esa labor, tanto por su habilidad como por que sabía de primera mano que no dudaría el halar el gatillo en el peor de los casos. Cuando dijo que venía, me volví a poner las gafas sobre los ojos con total tranquilidad. Entró por la puerta tras de mí, todavía con su traje y máscara y se presentó para explicar una propuesta que venía como anillo al dedo a lo que pedía la chica. Podría tener sus preciadas "libertades", su protección especializada y además el recordatorio constante de su pacto, para que no intente nada fuera de lo acordado. Dejé pasar su alusión a un tema que "estaba pensando" para consultarle al respecto más tarde.

Me mantuve pensativo por un instante, cosa que claro no se notaba en mi expresión por motivos obvios. No sabía que tan familiarizada estaba la espiritista con los Black Skull así que dije - No se si usted ha tenido experiencias previas con esta organización, pero puedo puedo dar fe de su fiabilidad. He trabajado con ellos en más de una ocasión, y la última de éstas fue hace algunas horas. - Esto último evidentemente se refería a lo pasado durante el festival de los cerezos asesinos. Me ajusté mis armas y me volteé de medio lado hacia la puerta aún mirándola pero dando una pista para que entendiese que ya estaba a punto de irme. - Usted podrá salir de la ciudad, pero sólo escoltada por un blackskull o yo en persona. Por lo tanto, el viaje no será mediante servicios públicos por varios motivos. Anonimato, rapidez, protección, entre otros. - El primero de estos era de suma importancia, ya que los black skull eran aún más reacios que yo a mostrar sus rostros. - ¿Estamos con eso? - agregué ya para concluir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Invitado el Lun Dic 17, 2012 7:30 am

Cuando estuve esperanzada en la respuesta del soldado enfrente ni siquiera se había percatado que alguien más había entrado a la habitación, solo hasta cuando se escuchó una voz ruda interrumpir ese momento pude darme cuenta de su presencia . El hombre vestía claramente un traje para una misión y un escudo con los nombres Black skull estampados en su pecho con orgullo y sobre todo la característica mascara para ocultar su rostro, fue entonces que me di cuenta que el soldado frente a mí volvió a ocultar la parte descubierta de su rostro para estar a la altura de su compañero.

Las palabras del otro sujeto eran claras y directas, luego de añadir tales impedimentos me sorprendió el saludo reverente que había hecho en esos momentos. Le respondí el saludo con un asentimiento de cabeza.

"Con que un cazador"

Estaba claro que esta conversación no había sido privada desde un principio como lo había pensado, para que el cazador frente a mí renombrado que venía de una familia muy prestigiada de cazadores y rápidamente entrara a la charla como si hubiese estado presente era lógico que estaban al tanto de lo que se hablaba en la habitación.

Sonreí en mi interior.

Lo que no empezaba agradarme es que la libertad que en un principio pensé sería completa se iba a tornar bastante incómoda, aún más si pensaba verme con alguno de los Brotherhood, no estaba completamente segura si un cazador se mostrara atento con uno de ellos, aún a pesar que en su mayoría estuvieron presentes en la escena de hace pocas horas.

¿Los verían como aliados o enemigos?

El soldado había añadido al comentario del cazador algo que verdaderamente desconocía.

-Espere un momento- levanté la mano frente a mi pecho añadiendo en gesto - eso no me da total libertad... bajo que medios me piensan trasladar- soné irónica - ero ya que no tengo otra opción- bajé la mano mirándolos a ambos, enarqué ambas cejas. - Solo espero que no pretenda prohibirme con quien pueda verme, porque tal vez no les agrade y principalmente a usted- le dirigí la mirada al cazador.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Una mano o la tumba.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.